Internacional
La secesión de Crimea hace tambalear las fronteras en Europa
Internacional
La declaración de independencia de Crimea revive la vieja confrontación entre la Rusia de Vladímir Putin y los países occidentales, al poner en peligro la intangibilidad de las fronteras nacionales en Europa, consciente ésta de que su independencia energética es cada vez más urgente y necesaria.

La secesión de la península ucraniana de Crimea alentada por Rusia, que ahora la suma a su vasto territorio, abre la caja de Pandora para una nación con profundas divisiones étnicas, lingüísticas y territoriales que puede traerle consecuencias.

“Rusia absorbió en los últimos 400 años a centenares de pueblos y etnias , muchos de los cuales no han abandonado sus ansias de independencia, como lo demuestran las repúblicas caucásicas de mayoría musulmana de Chechenia, Ingushetia y Daguestán. Después del voto en Crimea, ¿qué podría impedirles realizar referendos similares?”, advierte el analista Luis Esteban Manrique, director del Semanario de Política Exterior. 

A medida que este fantasma puede comenzar a espantar a los líderes del Kremlin, los países de la Unión Europea (UE) están decididos a reducir su dependencia energética, sobre todo rusa.

Por esta razón el bloque de los 28 espera tener este año el marco de un mercado energético interno y desarrollar en 2015 proyectos de interconexión para poner fin, antes de 2030 a esta dependencia de Rusia, que exporta a la UE 45% de su gas. Vía