Internacional
La UE pide supervisar mejor la vigilancia de los servicios de inteligencia
Internacional

La Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE (FRA, en sus siglas inglesas) pidió una “supervisión más firme y amplia” de la vigilancia masiva de los servicios de inteligencia con el objetivo de “proteger los derechos fundamentales a la intimidad”, en un informe hecho público hoy.

El informe “Vigilancia de los servicios de inteligencia: protección de los derechos fundamentales y recursos en la Unión Europea” fue presentado en el Foro Mundial de la Democracia, que se celebra hasta el viernes en la sede del Consejo de Europa.

Para el director de la FRA, Constantinos Manolopoulos, los servicios de inteligencia “juegan un papel vital” en la sociedad por la “protección contra las amenazas a la seguridad”. Pero a través de la vigilancia, dijo, se “pueden violar los derechos fundamentales”.

El reto es proteger a los individuos mientras se salvaguardan los derechos fundamentales.

Según el análisis de la FRA, para que la sociedad confíe en sus servicios de inteligencia es necesaria “una legislación clara y accesible, mecanismos de supervisión sólidos, instrumentos de control apropiados y recursos eficaces”.

El informe examina el marco legal sobre vigilancia en los 28 estados de la UE.

Sólo cinco países (Francia, Alemania, Holanda, Suecia y el Reino Unido) detallan en sus leyes las condiciones para llevar a cabo la vigilancia selectiva y no selectiva.

Los servicios de inteligencia están regulados en 26 de los 28 estados de la UE, mientras que en 23 estos servicios no están vinculados a las fuerzas del orden.

En la mayoría de países, las categorías de poder ejercidas por las comisiones parlamentarias establecidas por ley son “básicas”, como es el caso de España, Francia, el Reino Unido o Italia. Son “reforzadas” en Alemania, Hungría, Luxemburgo y Rumanía.

La obligación de informar y el derecho de acceso a esa información no están previstos en ocho países, entre ellos España y el Reino Unido.

Recuerda el informe que, según la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, la figura del “whistleblower” (denunciante) es “el instrumento más eficaz para hacer cumplir las limitaciones de la vigilancia”.

Varias demandas sobre vigilancia masiva, como las reveladas por Edward Snowden en 2013, están pendientes de examen en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. EFE