Internacional
La Unión Europea redefine su política migratoria en París
Internacional

Los principales líderes europeos se reunieron con los de países del norte de África a los que pidieron colaboración para frenar el flujo de inmigración ilegal y que las solicitudes de asilo puedan tramitarse desde allí.

El presidente francés, Emmmanuel Macron, sirve este lunes (28.08.2017) de anfitrión en París a líderes de África y Europa para abordar la crisis migratoria y buscar medidas para reducir el flujo de migrantes a través del Mediterráneo hacia el continente. Macron se reunió primero en el Palacio del Elíseo con el presidente de Níger, Mahamadou Issoufou, y a su homólogo de Chad, Idriss Beby Itno, ambos países lindantes al sur con Libia, país sumido en una guerra civil.

Luego se sumaron al encuentro la canciller alemana, Angela Merkel; el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni; el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy; la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini; y el jefe de Gobierno de unidad libio, apoyado por la ONU, Fayez Serraj. Rajoy, que recibió la solidaridad y condolencias del resto de líderes por los recientes atentados en Cataluña, pidió que la Unión Europea luche contra la radicalización para hacer frente al terrorismo yihadista y aumente la cooperación entre las fuerzas y cuerpos de seguridad de los diversos Estados.

Descartado un Plan Marshall para África

Mogherini reconoció que el principal problema es la pobreza, pero se mostró contraria a lanzar “un nuevo plan Marshall”, porque la Unión Europea y sus países miembros ya invierten anualmente 20.000 millones de euros en el continente. A nivel práctico, se apostó entonces por iniciar en Níger y Chad el proceso de identificación de quienes tienen el derecho al asilo, bajo la supervisión de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), en zonas consideradas seguras y con las listas que esta haya efectuado.

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, precisó que se pretende sustituir “un modelo irregular e ilegal por otro legal y regular”, que aunque “llevará su tiempo”, ya tiene la estrategia marcada. Mogherini y Alemania, España, Francia e Italia, según un comunicado que explica el plan de acción urgente diseñado, acordaron además el envío de una “misión conjunta” a Níger y Chad para examinar su aplicación, e identificar “otros tipos de cooperación práctica” que les permitan superar “el desafío de la migración irregular”.

La canciller alemana, Angela Merkel, apuntó que se toma como modelo la estrategia de “reinstalación” llevada a cabo en el Líbano, Turquía y Jordania. En su intervención ante la prensa, el presidente del Consejo Presidencial de Libia, Fayez al-Sarraj, fue más lejos en su alerta: “Esperamos que esta plaga y este gran número de inmigrantes ilegales no se convierta en una bomba de relojería que nos explote en las manos”.

LGC (dpa/EFE/AP)DW