Internacional
Ley británica penará hasta con 7 años de cárcel a quien ordene matrimonios forzosos
Internacional

La ley británica que pena con hasta siete años de cárcel a quien obligue a una persona a casarse con otra por la fuerza entró hoy en vigor en Inglaterra y Gales.

La ministra británica de Interior, la conservadora Theresa May, dijo hoy que los matrimonios forzosos representan “una tragedia para todas y cada una de las víctimas” y agregó que esta ley tiene como objetivo proteger a las personas afectadas.

Desde el año 2008, los tribunales británicos podían emitir disposiciones judiciales para impedir que una víctima fuera obligada a casarse en contra de su voluntad, pero esta nueva legislación va más allá al penar con la cárcel a sus responsables.

Según datos oficiales, el año pasado el Gobierno británico tuvo que atender 1.302 casos de matrimonios forzosos, de los que un 82 % de las víctimas eran mujeres y el 18 % hombres.

La mayoría de estos casos afectó a comunidades procedentes de Pakistán, India y Bangladesh.

La medida legislativa -que se aplica a Inglaterra y Gales ya que las otras regiones del Reino Unido tienen autonomía para aprobar sus propias medidas legales- está contenida en la ley conocida como Comportamiento Antisocial, Delito y Policía 2014.

La ministra de Interior añadió hoy que las víctimas pueden tener la “confianza, seguridad y liberad de elegir”.

El Ministerio británico de Interior indicó hoy que el matrimonio forzado es cuando “uno o los dos cónyuges no dan su consentimiento al matrimonio pero son obligados”.

Se estima que un 15 % de todos estos casos afecta a víctimas menores de 15 años de edad.

EFE