Internacional
Macri logra el aval de los diputados para cerrar litigio con fondos de deuda
Internacional

El Gobierno argentino logró hoy un importante avance para cerrar el conflicto con acreedores por deuda en mora desde 2001 al obtener el aval de la Cámara de Diputados al proyecto de ley para poder pagar a los tenedores de bonos litigantes, que requiere ahora la aprobación del Senado.

El frente gobernante Cambiemos, con 89 legisladores, obtuvo un apoyo opositor superior al esperado y se impuso en la votación de la Cámara baja por 165 votos contra 86 tras un maratónico debate de casi 20 horas.

“No es que vaya a caer maná del cielo, pero hemos dado un paso muy significativo, muy importante”, dijo a los medios el presidente de Cambiemos en la Cámara baja, Mario Negri.

Entre los aliados del oficialismo figuraron los 24 legisladores que responden al peronista Sergio Massa, líder del Frente Renovador, y los 17 diputados que se escindieron del Frente para la Victoria (FpV) para constituirse como bloque Justicialista.

Como contrapartida, Massa exigió al Gobierno que trate “con la misma urgencia” medidas para combatir la inflación y reducir la carga tributaria a los trabajadores.

El presidente argentino, Mauricio Macri contó incluso con el inesperado apoyo de cinco diputados del FpV, que se diferenciaron de sus compañeros de partido y dejaron aún más en evidencia las diferencias internas en la principal fuerza opositora, que cuenta con 80 legisladores y había ordenado votar en contra.

La iniciativa oficialista autoriza al Gobierno a pagar a aquellos acreedores que poseen títulos argentinos en mora desde finales de 2001 y que no entraron a las reestructuraciones de 2005 y 2010.

Estos incluyen a poderosos fondos de inversión que litigan contra Argentina en tribunales de Nueva York desde hace una década, y que cuentan con una sentencia de pago a su favor firmada por el juez Thomas Griesa, y a otros acreedores, como inversores individuales italianos, que no están alcanzados por ese proceso judicial.

En el proyecto se prevé además otorgar un permiso al Ejecutivo para que emita deuda por hasta 12.000 millones de dólares en los mercados internacionales, con plazos de vencimiento de hasta 15 años, a los fines de aplicar los recursos que se obtengan al pago a los acreedores.

“El endeudamiento externo de la Argentina vino a desindustrializar el país, a generar más pobreza”, advirtió el exministro de Economía Axel Kicillof (2013-2015), quien rompió las negociaciones con los fondos especulativos en la recta final de la Presidencia de Cristina Fernández (2007-2015).

Desde su banca, el primogénito de la exmandataria, Máximo Kirchner, pidió al Ejecutivo que “vaya y negocie mejor” y que “no ceda tan fácil a la extorsión” de los fondos buitre.

El último escollo que debe superar el Gobierno es la aprobación del proyecto de ley en el Senado, donde Cambiemos cuenta con solo 15 bancas de un total de 72, frente a los 39 legisladores del FpV.

Aunque el kirchnerismo se mantiene unido en la Cámara Alta, el presidente del bloque, Miguel Ángel Pichetto, admite que no puede decir si el FpV votará en bloque.

El oficialismo dialoga contrarreloj con gobernadores kirchneristas para obtener el apoyo de los senadores elegidos por sus provincias.

Hasta ahora, tanto el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, como el de Entre Ríos, Gustavo Bordet, se han posicionado públicamente a favor de derogar las leyes que impiden el pago a los fondos especulativos.

El objetivo del Gobierno es contar con la ley aprobada antes de abril, con la idea de salir a los mercados y cancelar la deuda con los acreedores antes del 14 de ese mes. EFE