Internacional
Merkel y Renzi dejan patente su desacuerdo sobre la integración de eurozona
Internacional

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro italiano, Mateo Renzi, dejaron hoy patente su desacuerdo respecto al modo y la velocidad con que se debe continuar la integración de los países que comparten el euro durante la cumbre de líderes europeos que se celebra en Bruselas.

Merkel y Renzi mostraron ante sus colegas su falta de sintonía y entendimiento respecto a los siguientes pasos a dar en la construcción de la conocida como la Unión Bancaria, un proyecto puesto en marcha al calor de la crisis económica y financiera que golpeó con dureza a la eurozona.

La canciller alemana “repitió” las líneas ya defendidas por su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, a nivel ministerial: Alemania no apoyará la creación de un sistema de garantía de depósitos europeo antes de que se reduzcan los riesgos financieros, explicaron a Efe diversas fuentes.

Merkel transmitió que “Alemania no está completamente en contra de un esquema de garantía de depósitos, sino que ha hecho hincapié en que hay que establecer una secuencia (de pasos adelante) y reducir primero riesgos de los sistemas bancarios”, dijeron fuentes diplomáticas a Efe.

Renzi se ha mostrado a favor de avanzar en la construcción del sistema de garantías de depósitos con una mayor rapidez y profundidad, postura que ha respaldado también el nuevo primer ministro portugués, el socialista António Costa, que participa en su primera cumbre europea.

Las fuentes diplomáticas y otras comunitarias afirmaron que no se ha tratado de un enfrentamiento, sino de un intercambio de puntos de vista diferentes.

La propuesta de que se incluyera en las conclusiones del encuentro una referencia al esquema de garantía de depósitos -que sí aparecía en el primer borrador preparado para el encuentro- ha sido descartada pese al empeño de Renzi y Costa, informaron las fuentes.

Precedida de los comentarios reticentes de Berlín, la Comisión Europea presentó a finales de noviembre su propuesta para crear un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos para la eurozona, que se construiría desde 2017 con fondos aportados por la banca y de manera paulatina hasta culminar con un mecanismo en 2024.

La propuesta incluye un Fondo de Garantía de Depósitos europeo, que sumará un 0,8 % de todos los depósitos cubiertos en la Unión Bancaria -es decir, la zona del euro y algunos otros países que se han unido al proyecto-, lo que podría elevarse a 43.000 millones de euros, según los niveles de depósitos de 2011.

Éste se alimentará con aportaciones anuales de las entidades bancarias de en torno a 6.800 millones durante ocho años, de modo que cada banco pagará en función de su perfil de riesgo y de la cantidad de depósitos cubiertos (hasta 100.000 euros) que tiene.

La propuesta para construir el que será el tercer pilar de la Unión Bancaria ahora tendrá que superar un proceso legislativo, que se espera muy complejo, para lograr el acuerdo de los Estados miembros y del Parlamento Europeo antes de entrar en vigor. EFE