Internacional
México: descalabro del PRI y triunfo del PAN
Internacional

Analistas coinciden en que las elecciones para elegir gobernadores en 12 estados de México suponen un cambio de rumbo. El PRI ha sido el perdedor y el PAN el ganador. Una sorpresa que las encuestas no anticiparon.

Miguel Ángel Yunes, del PAN, candidato en el Estado de Veracruz.
En Alemania las elecciones fueron seguidas con atención por interesados y analistas sobre la región, como es el politólogo alemán Günther Maihold, investigador de la Fundación Ciencia y Política, de Berlín, quien afirma que el resultado demuestra que la democracia mexicana se muestra muy viva.

“El electorado supo valorar muy bien las gestiones de los diferentes gobernantes. La alternancia en el poder se está profundizando y es una señal para las distintas fuerzas políticas en México; todos tienen posibilidades de acceder al poder“, dice Maihold. El politólogo se muestra convencido de que la carrera electoral hacia el 2018 será muy vital y concurrida.

Las elecciones renovaron gobernadores en 12 de los 32 estados que conforman la República Mexicana. En el estado de Baja California Norte, en la frontera con Estados Unidos, solamente se eligieron alcaldes y legisladores, mientras que en la Ciudad de México se eligieron miembros de un cuerpo legislativo para la conformación de la primera Constitución.

mex2

El presidente Enrique Peña Nieto cuenta con la desaprobación más alta de un mandatario desde 1995, del 66%.

Sorpresa que ni las encuestas anticiparon

Por su parte, el economista Jorge Alcocer, director de la revista política Voz y Voto, señala que los resultados han sido una sorpresa que ni las encuestas pudieron anticipar. “La mayoría de las encuestas daban al PRI el triunfo en estas elecciones“, afirma. Alcocer destaca que el denominador común que explica el resultado es el voto de castigo, provocado por la corrupción. “Muchos de los gobernadores en donde perdió el PRI están señalados públicamente por actos de corrupción“.

El gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) sufrió una derrota histórica en unos comicios considerados como un sondeo de cara a las presidenciales de 2018. El PRI gobernaba en 9 de los 12 estados, en cuatro de ellos de manera ininterrumpida durante más de 80 años. Perdió en total 6 estados. Notable ha sido la pérdida de Tamaulipas y Veracruz, situados en el Golfo de México, devastados por la violencia de los cárteles de la droga. El PRI retuvo Zacatecas, Hidalgo y Tlaxcala. Recuperó Sinaloa y Oaxaca.

Sin embargo, Alcocer advierte que todavía no se define como será el reparto del poder. “Hay una gran cantidad de alcaldías que están en juego. Además, la actuación de los nuevos gobernadores que derrocaron al PRI dependerá mucho de cómo se conforme el Congreso local, de cuántos diputados tendrá a su favor para aprobar presupuestos y programas“.

mex3

La desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa sigue siendo un tema pendiente para el Gobierno de Peña Nieto.

La irrupción de Ricardo Anaya

“La otra gran sorpresa de estas elecciones ha sido la irrupción de una figura en el escenario hacia el 2018. Ricardo Anaya, presidente nacional del PAN, un joven y hábil político, que se ha asegurado la victoria en 5 estados en donde nadie esperaba que ganara el PAN“, destaca Alcocer.

Se trata de un resultado histórico para el Partido Acción Nacional (PAN), que en solitario o aliado con el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) ganó siete gubernaturas. Veracruz, Tamaulipas, Quintana Roo, Durango, Chihuahua, Aguascalientes y Puebla.

“Las preferencias de los electores han sido claramente aquellos candidatos que en este momento ofrecen mejores condiciones en cuanto a una gestión limpia y exitosa en temas centrales como son la seguridad, el desarrollo económico y una buena educación“, subraya Maihold.

Jorge Alcocer destaca por su parte que “pese a los problemas que enfrenta la democracia mexicana, la alternancia sigue siendo una posibilidad que se convierte en realidad por voluntad de los electores. El que gana no gana todo y el que pierde ni pierde todo, ni para siempre”.

DW.