Internacional
Miles de agentes de Norteamérica acuden a funeral de 3 policías canadienses
Internacional

Unos 3.000 agentes de Policía de toda Norteamérica asistieron hoy en la localidad canadiense de Moncton a los funerales por los tres miembros de la Policía Montada de Canadá que murieron la semana pasada en un tiroteo en la ciudad.

Al funeral por David Ross, de 32 años; Fabrice Georges Gevaudan, de 45, y Douglas James Larche, de 40, también asistieron el primer ministro canadiense, Stephen Harper, y el gobernador general del país, David Johnston, que ejerce como jefe de Estado.

Los tres agentes resultaron muertos y otros dos sufrieron heridas en la noche del pasado miércoles cuando acudieron para identificar a un individuo que caminaba por un vecindario en el norte de Moncton con varias armas de largo calibre.

Tras el tiroteo, el supuesto autor de las muertes, Justin Bourque, de 24 años, se dio a la fuga.

Durante más de 24 horas, centenares de agentes acordonaron el vecindario en el que se ocultaba Bourque mientras las autoridades canadienses suspendían los principales servicios públicos de Moncton, una ciudad de unos 70.000 habitantes en la costa atlántica de Canadá.

Finalmente, el viernes la Policía Montada anunció el arresto sin incidentes del sospechoso.

Las autoridades canadienses han mantenido un absoluto silencio sobre las posibles razones de Bourque para disparar contra los agentes de la Policía Montada.

Varios testigos señalaron a medios de comunicación locales que Bourque sólo disparó contra la Policía e ignoró la presencia de civiles con los que se cruzó durante el incidente.

Medios de comunicación locales han vinculado el tiroteo con la muerte de Daniel Levesque, de 30 años, quien al parecer era amigo de Bourque y murió en julio del año pasado en Moncton tras recibir cuatro disparos realizados por agentes de la Policía Montada.

Hace escasamente dos semanas, un informe policial exoneró oficialmente a la Policía Montada y dijo que Levesque murió a consecuencia de una puñalada recibida antes de su encuentro con los agentes de Policía. EFE