Internacional
Militares golpistas de Burkina Faso comienzan a entregarse al Ejército
Internacional

Soldados de la guardia presidencial de Burkina Faso, unidad que la pasada semana dio un golpe de estado contra el Gobierno de transición, han comenzado hoy a entregarse al Ejército regular en la capital, Uagadugú, informan medios locales.

“Más de 150 efectivos del Regimiento de Seguridad Presidencial (RSP) han llegado en autocares escoltados por vehículos blindados al cuartel de Sangoulé Lamizana. Algunos vestidos de paisano y otros en uniforme militar”, señaló el portal de noticias Burkina 24.

El Ejército reagrupó ayer a sus tropas en la capital burkinesa y pidió a los militares sublevados que depusieran sus armas y se entregaran en ese campamento a cambio de protección para ellos y sus familiares.

Algunos soldados de la guardia presidencial, cuerpo de élite integrado por 1.500 efectivos, habrían comenzado a rendirse y otros se habrían dado a la fuga.

Al mismo tiempo, el líder de los golpistas de Burkina Faso, el general Gilbert Diendéré, afirmó en rueda de prensa que las conversaciones con mediadores regionales para devolver el poder al Gobierno de transición siguen en marcha.

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), el bloque regional que está mediando en la crisis, celebra hoy una reunión extraordinaria en Abuya para abordar la situación en Burkina Faso, uno de sus países miembros.

“Creemos que cualquier solución a la crisis vendrá desde allí”, apuntó el militar golpista en una comparecencia en la sede presidencial, el Palacio de Kossyam.

El presidente del Consejo Nacional para la Democracia, la autoproclamada autoridad militar que ha reemplazado a las instituciones de la transición, ha llamado a la población a permanecer tranquila hasta que culminen las negociaciones.

El militar confía en que el resultado de las conversaciones sea “fructífero” y reconoció que la amnistía de los golpistas es uno de los puntos de colisión.

“No hay razón para la confrontación”, puntualizó el general.

La guardia presidencial, cuerpo fiel al expresidente Blaise Compaoré que gobernó el país durante 27 años, se alzó contra el Gobierno de transición el 16 de septiembre y tomó como rehenes al presidente, Michel Kafando, y a los miembros de su gabinete.

Después de que Kafando y su primer ministro, Isaac Zida, hayan sido liberados, el Ejército de Burkina Faso ha dado un ultimátum al consejo golpista para que abandone hoy mismo las armas.

La junta golpista se comprometió ayer a devolver el poder al Gobierno de transición tras un principio de acuerdo que implicaría retrasar las elecciones legislativas y presidenciales desde el 11 de octubre al 22 de noviembre y la eliminación del veto a la candidatura de simpatizantes de Compaoré. EFE