Internacional
Obama aboga porque Escocia siga siendo parte del Reino Unido
Internacional

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha hecho este jueves en Bruselas la defensa más explícita hasta la fecha de la unidad de Reino Unido ante el referéndum de independencia que celebrará Escocia en septiembre. En una rueda de prensa junto al primer ministro británico, David Cameron, Obama ha dicho que la decisión sobre la secesión de Escocia corresponde a los escoceses, pero ha dejado clara su posición: “Tenemos un gran interés en que uno de los aliados más cercanos que jamás tendremos siga siendo un socio fuerte, robusto, unido y efectivo”.

La respuesta habitual de la Administración Obama sobre la posición de EE UU respecto al proceso independentista en Cataluña es que se trata de una cuestión interna de España. Escocia también lo es de Reino Unido, pero la Casa Blanca no ha escondido su preferencia. Tampoco lo hizo en 1995, cuando el presidente, Bill Clinton, rechazó la opción independentista del referéndum en la provincia canadiense de Quebec.

Clinton planeaba negar el reconocimiento de la secesión de Quebec si hubiera ganado el sí, según documentos de la Administración publicados en marzo. EE UU también excluía el reingreso inmediato del Quebec independiente en la asociación de libre comercio de América del Norte. El no ganó por menos de 60.000 votos.

Activistas en favor de que Escocia permanezca en Reino Unido han reaccionado rápido a las declaraciones de Obama retocando su icónica imagen con la inscripción “Hope” (esperanza), en una exhortación a mantener la unidad.

Obama también ha defendido la permanencia de Reino Unido en la UE, al señalar el interés de Washington en que su aliado tenga “un asiento en la mesa del proyecto europeo”. “Es difícil para mí imaginar que ese proyecto vaya bien sin Reino Unido y también que sea ventajoso para Reino Unido quedar excluido de decisiones políticas que tienen un enorme impacto en su vida económica y política”. En el pasado, Obama ya había aconsejado a Reino Unido que intentase cambiar el club antes que abandonarlo.

(Con información de El Pais)