Internacional
ONU pide a Venezuela que acepte ayuda humanitaria
Internacional

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en Ginebra clamó al Gobierno de Nicolás Maduro acepte la ayuda de alimentos y medicinas para aliviar un poco la escasez de productos de primera necesidad que registra Venezuela.

Ginebra.- Las Naciones Unidas pidieron al Gobierno de Venezuela que acepte la ayuda humanitaria que se le ha ofrecido para paliar la escasez de alimentos.

“Urgimos al Gobierno que acepte la ayuda humanitaria para apoyar sus esfuerzos en la distribución de alimentos y el suministro adecuado de medicinas, así como garantizar su distribución justa”, clamó la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en Ginebra.

En el mismo pronunciamiento expresó su alarma por los arrestos en las últimas semanas de cientos de personas que participaban en protestas reclamando alimentos, además del exceso de fuerza en las acciones de los uniformados controlando las protestas.

“Pedimos a las autoridades que garanticen la libertad de expresión y de asociación y reunión pacífica, facilitando a los manifestantes el acceso a espacios públicos”, agregó la oficina de la ONU y reseñó Efe.

Datos confirmados por las autoridades colombianas dan cuenta de 130.000 venezolanos que cruzaron a Colombia este pasado fin de semana por cuatro pasos fronterizos abiertos temporalmente para que pudieran comprar alimentos, medicamentos y otros artículos de primera necesidad.

Días antes, el pasado 10 de julio, otros 35.000 venezolanos hicieron la misma visita al país vecino con idéntico fin.

Por otro lado, una portavoz del Alto Comisionado reveló este martes que el representante de esta entidad en Sudamérica ha realizado infructuosamente varias gestiones desde 2014 para obtener un visado que le permita efectuar una misión de trabajo en Venezuela.

Sobre la colaboración que busca el Alto Comisionado con Venezuela, el organismo aseguró que “está listo” para ayudar a que este país cumpla con sus obligaciones internacionales a través de observadores que verificarían de forma objetiva e independiente la situación de derechos humanos.

El Universal