Internacional
ONU pide presencia internacional en tribunal sobre guerra civil en Sri Lanka
Internacional

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, subrayó hoy la necesidad de la presencia internacional en el tribunal especial para investigar supuestos crímenes cometidos durante la guerra civil en Sri Lanka, ante la debilidad de su sistema judicial tras décadas de conflicto.

Al término de una visita de cuatro días al país asiático, Hussein advirtió de que la Justicia ceilanesa está “altamente politizada, desequilibrada y (es) poco fiable” como para juzgar sin apoyo exterior a los culpables de crímenes que durante 26 años de guerra dejaron una cifra no verificada de entre 60.000 y 100.000 muertos.

“Las instituciones clave del país fueron gravemente corroídas y corrompidas durante tres décadas de conflicto y violaciones de derechos humanos”, dijo.

Hussein subrayó que pese a que el Gobierno de Sri Lanka descartó la presencia de jueces extranjeros, “es por estas razones que el informe y la resolución del Consejo de Derechos Humanos (de la ONU) sugieren la participación internacional”.

“Tener un tribunal imparcial e independiente es fundamental porque puede abordar las necesidades de las víctimas de ambos lados (…) y teniendo participación internacional esto podría estar garantizado”, destacó.

Hussein hizo estas advertencias tras destacar que la isla “votó por el cambio, la reconciliación, la verdad y la justicia” cuando hace un año fue elegido presidente Maithripala Sirisena poniendo fin a más de una década en el poder de Mahinda Rajapaksa, quien siempre rechazó las demandas de la comunidad internacional para juzgar estos crímenes.

Sirisena se ha mostrado dispuesto a colaborar con la ONU, un cambio radical frente a la postura de su predecesor Rajapaksa, quien durante su mandato puso fin en 2009 al conflicto civil contra la guerrilla de los Tigres de Liberación de la Patria Tamil (LTTE).

El enviado de Naciones Unidas aseguró que, aunque fue recibido con protestas a su llegada el sábado, la acogida en el país fue mejor comparada con los ataques que recibió en 2013 su predecesora, Navi Pillay.

Pese a estos avances, aseguró que Sri Lanka “está todavía en un escenario inicial de renovación” y siguen denunciándose torturas, uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía, discriminación contra la mujer y contra grupos étnicos y religiosos minoritarios.

Hussein acudió a Sri Lanka para estudiar los avances en el proceso de reconciliación entre la mayoría cingalesa y budista y la minoría tamil e hindú, y se reunió con miembros del Gobierno, la oposición, las fuerzas de seguridad, organizaciones de derechos humanos, víctimas de la guerra y líderes religiosos del país.

Tras la publicación de un informe de Naciones Unidas con evidencias de que fueron cometidos crímenes de guerra tanto por los rebeldes tamiles como por el Gobierno ceilandés, la Oficina para la Unidad Nacional y la Reconciliación de Sri Lanka anunció la creación de un tribunal para investigarlos, pero sin presencia exterior. EFE