Internacional
Países árabes hospedan el mayor número de emigrantes del mundo, según OIM
Internacional

Los países árabes hospedan actualmente el mayor número de emigrantes del mundo, con más de 30 millones de personas, debido a los conflictos que azotan la región y a una tendencia histórica, explicó hoy a Efe la responsable de Oriente Medio de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

Karoline Popp destacó que, aparte de los refugiados sirios, que son ya más de cuatro millones, existen desplazados y refugiados de conflictos que duran más de 50 años, como el palestino-israelí, con unos cinco millones de palestinos repartidos por el mundo árabe.

A pesar de los crecientes conflictos, “las migraciones por razones económicas siguen siendo más que las forzadas por la violencia. La migración es una parte estructural de las sociedades árabes desde hace décadas”, aseguró Popp.

Las tendencias migratorias en Oriente Medio, el Norte de África y el golfo Pérsico han sido reflejadas en un estudio publicado esta semana por la OIM y la Comisión Económica y Social para Asia Occidental de Naciones Unidas (CESPAO), que recoge los cambios en las últimas décadas y, sobre todo, a raíz de las revueltas de 2011.

Los árabes siempre han emigrado a países de su entorno más que a Europa o a otras zonas del mundo, detalló Popp, pero en el último año se ha dado un “cambio de patrones” debido a las pocas esperanzas de una mejora de la situación en Oriente Medio.

“Los refugiados que vivían en países árabes desde hace tiempo, deciden ahora ir en busca de un futuro mejor fuera de la región”, explicó Popp, que citó a los palestinos y sirios que viven en el Líbano y Jordania y optan por emigrar hacia Europa ante la falta de perspectivas.

La escasez de ayuda humanitaria, la mala situación económica en los países de acogida y la existencia de “redes” de familiares y conocidos en Europa juegan un papel importante para que muchos hayan decido marcharse, según la representante de la OIM.

Europa es el principal destino de los emigrantes que salen o pasan por el norte de África, principalmente Libia y Túnez, siendo esta la ruta que ha experimentado un mayor y más rápido crecimiento desde 2011.

En 2015 ha aparecido una nueva ruta para alcanzar Europa, a través de Grecia, pasando por el Mediterráneo oriental, tal y como han hecho decenas de miles de sirios.

Mientras, tal y como explica Popp, las ricas monarquías del golfo Pérsico siguen siendo un “imán” para muchos árabes, aunque la tendencia ha cambiado en la última década a favor de los emigrantes asiáticos, con los que ahora los árabes tienen que competir.

Los trabajadores de toda la región, incluso los más cualificados, buscan oportunidades más allá de sus fronteras, aunque en muchas ocasiones las condiciones no sean buenas, como las que se encuentran en el golfo bajo el sistema de patrocinio conocido como “kafala”.

De acuerdo a este sistema el trabajador se ve obligado a entregar el pasaporte a la empresa o persona que lo contrata, que en muchas ocasiones hace un uso abusivo de este derecho.

Actualmente, “hay muchos jóvenes (árabes) con aspiraciones que no tienen oportunidades en el mercado laboral”, explicó Popp, que señaló el gran crecimiento demográfico que han experimentado los países de la zona.

Por último, señaló que la emigración siempre ha sido “un factor importante en las economías de los países y de las familias” de la región, y no siempre ha estado relacionada con el conflicto. EFE