Internacional
Paraguay no tendrá su primera presidenta tras retiro de renuncia de Cartes
Internacional

El anuncio hoy de Horacio Cartes de retirar su renuncia a la Presidencia, que había presentado sin éxito para jurar como senador este sábado, echa por tierra la posibilidad de que la vicepresidenta, Alicia Pucheta, asuma la Presidencia hasta el 15 de agosto, cuando lo hará el Gobierno de Mario Abdo Benítez.

Pucheta, de 68 años, y que había renunciado como magistrada de la Corte Suprema a primeros de mayo, fue después designada vicepresidenta por el Congreso, la primera mujer en ocupar ese cargo.

Eso allanaba su camino a ser la primera presidenta de Paraguay en cuanto Cartes presentara su renuncia a seguir desempeñando como jefe del Ejecutivo, la cual presentó el 28 de mayo y apoyó con un mensaje televisivo a la nación.

De hecho, antes de presentar su renuncia, Cartes expresó en su cuenta de Twitter su deseo de que Pucheta fuera elevada a la Presidencia y se convirtiera en la primera mandataria de Paraguay, aunque solo fuera hasta el 15 de agosto.

Sin embargo, la renuncia de Cartes no prosperó debido a la falta de quórum en la sesión bicameral del Congreso de finales de mayo, propiciada por la ausencia en la sesión de varios senadores, entre ellos los de la corriente del coloradismo que representa Abdo Benítez.

Legisladores afines al cartismo operaron desde entonces para asegurarse los votos a favor de la renuncia de Cartes en una nueva sesión extraordinaria antes de este 30 de junio, fecha del juramento de los nuevos componentes de las dos Cámaras surgidas de las elecciones del 22 de abril.

Ese intento de acuerdo se rompió el lunes, cuando Honor Colorado, el sector del partido que lidera Cartes, anunció la ruptura de negociaciones con Colorado Añetete, la corriente de Abdo Benítez.

El desacuerdo entre ambos movimientos se había acrecentado tras la fallida renuncia de Cartesy la negativa de algunos legisladores de Colorado Añetete a que jurara como senador.

Esos legisladores, al igual que los partidos de la oposición, alegan que la Constitución establece que un expresidente solo puede ser senador vitalicio, sin voto, y no senador en activo, que es lo que busca Cartes.

EFE