Internacional
Pekín vive su primera jornada en alerta roja por contaminación
Internacional

La Oficina de Medio Ambiente de Pekín emitió la alerta, la primera de este tipo en la historia local, la pasada noche para que entrara en vigor a partir de las 07.00 local (23.00 GMT del lunes), ante los niveles peligrosos de calidad del aire.

La alerta roja, el nivel más grave en una escala de cuatro colores, implica que la mitad de los automóviles privados no pueden circular (se practica un sistema alterno en función del último número de la placa de matrícula y el día del mes par/impar).

También se ha prohibido la circulación de camiones pesados, lo que, en conjunto, ha conseguido que el tráfico en la ciudad fuera claramente menos denso de lo habitual en la hora punta de esta mañana.

Para compensar los dos millones de personas que se calcula no podrán usar el automóvil, el transporte público ha extendido los horarios y aumentado sus servicios.

Las medidas más importantes se refieren a la industria y el sector de la construcción: se han suspendido las obras y las fábricas contaminantes han reducido o parado su producción.

Aparte de la construcción los sectores más afectados son la generación de energía, la siderurgia y la producción de cemento y coque.

Las escuelas primarias y secundarias han suspendido las clases, aunque los centros siguen abiertos para los alumnos que necesiten ir si sus padres tienen que trabajar.

También se ha pedido a las empresas y las instituciones oficiales que permitan horarios flexibles para sus trabajadores y algunas han dejado a los empleados que trabajen desde sus domicilios.

EFE