Internacional
Perú: cancilleres de América debaten sobre Venezuela, sin EE.UU.
Internacional

Diecisiete cancilleres analizan a puerta cerrada en Lima la crisis en Venezuela, en reunión de la que se esperan posturas conjuntas de los países que rechazan el desmonte de la democracia por régimen de Maduro.

Los cancilleres, más el representante permanente de Grenada ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y el embajador de Uruguay en Lima, se mantienen reunidos desde alrededor de las 11:00 horas locales (16:00 GMT) en el Salón de Embajadores del Palacio Torre Tagle, sede del Ministerio del Exterior peruano.

En dicha reunión participan los cancilleres de Colombia, María Angélica Holguín; Argentina, Jorge Faurie; Brasil, Aloysio Nunes; Chile, Heraldo Muñoz; México, Luis Videgaray; y Perú, Ricardo Luna.

Además, los de Costa Rica, Manuel González Sanz; Guatemala, Carlos Morales; Guyana, Carl Barrington; Honduras, María Dolores Agüero; Jamaica, Kamina Johnson Smith; Panamá, Isabel de Saint Malo; Paraguay, Eladio Loizaga; y Santa Lucía, Sarah Flood-Beaubrun;

Canadá es representada por su vicecanciller, David Morrison; Uruguay por su embajador en Perú, Carlos Barros; y Granada por su representante permanente ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Angus Friday.

Estados Unidos no fue invitado, aunque está enteredo

Los países del Mercosur ya suspendieron a Venezuela, debido a los acontecimientos, que incluyen la elección de una Asamblea Constituyente no reconocida por otros gobiernos, el encarcelamiento de opositores,  la represión contra movilizaciones callejeras y una desbordada crisis económica.

Maduro rechaza la reunión, a la que tilda de iniciativa de Washington para promover una intervención directa en los asuntos venezolanos. Estados Unidos no fue invitado a la reunión convocada por el presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski.

Mientras los 17 diplomáticos deliberan, a unos 500 metros del lugar, en la céntrica Plaza Francia, permanecen cientos de venezolanos que viven ahora en el Perú por la situación que vive su país. Los venezolanos, acompañados por peruanos que simpatizan con su causa, exigen de los cancilleres acciones dráticas contra lo que consideran la “dictadura” de Maduro.

DECLARACIÓN DE LIMA

Los Cancilleres y Representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, reunidos en la ciudad de Lima, el día 8 de agosto de 2017, para abordar la crítica situación en Venezuela y explorar formas de contribuir a la restauración de la democracia en ese país a través de una salida pacífica y negociada;

Animados por el espíritu de solidaridad que caracteriza a la región y en la convicción de que la negociación, con pleno respeto de las normas del derecho internacional y el principio de no intervención, el cual no atenta contra los derechos humanos y la democracia, es la única herramienta que asegura una solución duradera a las diferencias;

Declaran:

  1. Su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela.
  2. Su decisión de no reconocer a la Asamblea Nacional Constituyente, ni los actos que emanen de ella, por su carácter ilegítimo.
  3. Su pleno respaldo y solidaridad con la Asamblea Nacional, democráticamente electa.
  4. Los actos jurídicos que conforme a la Constitución requieran autorización de la Asamblea Nacional, sólo serán reconocidos cuando dicha Asamblea los haya aprobado.
  5. Su enérgico rechazo a la violencia y a cualquier opción que involucre el uso de la fuerza.
  6. Su apoyo y solidaridad con la Fiscal General y con los integrantes del Ministerio Público de Venezuela y exigen la aplicación de las medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
  7. Su condena a la violación sistemática de los derechos humanos y las libertades fundamentales, a la violencia, la represión y la persecución política, la existencia de presos políticos y la falta de elecciones libres bajo observación internacional independiente.
  8. Que Venezuela no cumple con los requisitos ni obligaciones de los miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.
  9. Su seria preocupación por la crisis humanitaria que enfrenta el país y su condena al gobierno por no permitir el ingreso de alimentos y medicinas en apoyo al pueblo venezolano.
  10. Su decisión de continuar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Venezuela.
  11. Su apoyo a la decisión del MERCOSUR de suspender a Venezuela en aplicación del Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático.
  12. Su decisión de no apoyar ninguna candidatura venezolana en mecanismos y organizaciones regionales e internacionales.
  13. Su llamado a detener la transferencia de armas hacia Venezuela a la luz de los artículos 6 y 7 del Tratado sobre el Comercio de Armas.
  14. Que, teniendo en cuenta las condiciones actuales, solicitarán a la Presidencia Pro Témpore de la CELAC y a la Unión Europea, la postergación de la Cumbre CELAC-UE prevista para octubre de 2017.
  15. Su compromiso de mantener un seguimiento de la situación en Venezuela, a nivel de Cancilleres, hasta el pleno restablecimiento de la democracia en ese país, y de reunirse a más tardar en la próxima sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, oportunidad en la que podrán sumarse otros países.
  16. Su disposición a apoyar de manera urgente y en el marco del respeto a la soberanía venezolana, todo esfuerzo de negociación creíble y de buena fe, que tenga el consenso de las partes y que esté orientado a alcanzar pacíficamente el restablecimiento de la democracia en el país.

Lima, 8 de agosto de 2017

JOV (dpa, efe)DW