Internacional
Perú encara desafío de recaudar más sin aumentar impuestos
Internacional

En este período PPK va a tener que ganarse la confianza de inversionistas extranjeros y lograr alianzas políticas para impulsar plan de nueva reforma tributaria

Los primeros 100 días que tendrá en el poder el nuevo presidente del Perú Pedro Pablo Kuczinsky (PPK), se estiman que sean “críticos”. En este período el mandatario, y también economista, va a tener que ganarse la confianza de inversionistas extranjeros y tratar de lograr alianzas políticas para impulsar el plan de las nuevas reformas de impuestos y tributaria y finalmente, poder responder las expectativas de todos sus electores.

Está bastante claro que no será para nada fácil cumplir esta “revolución” y gobernar con prácticamente un congreso de 78 congresistas opositores. Además, tendrá encima aproximadamente una docena de proyectos grandes con respecto a conflictos sociales y sobre todo, con la urgencia que existe actualmente de la necesidad de retornar a las tasas de crecimiento superiores a 5 %.

Para nadie es un secreto que PPK es un experto en el área de economía y tiene suficiente habilidad política como para seguir trabajando y poder obtener las esperadas cosechas y en el tiempo estimado para seguir manteniendo la confianza que se ha ganado.

El equipo que acompaña al mandatario, definió el plan a seguir. Tienen en un primer plano, realizar una reforma tributaria y la formalización de la economía que vaya a ampliar la base tributaria; también un cambio en el sistema de pensiones y ajustes que modernicen la economía, a su vez, poder hacer atractivo el país a la inversión extranjera.
Eje tributario

Alfredo Thorne, ministro de Finanzas, comentó que el gobierno tiene en mente sacar adelante 12 modificaciones con respecto a la materia fiscal, para poder mejorar el recaudo, también reducir algunos impuestos como el Impuesto General a las Ventas (IGV) y poder ampliar la base de los contribuyentes.

Estas medidas planteadas abarcan, desde el primero de enero del 2017, una reducción del punto porcentual anual del IGV desde el 18 % actual y que llegaría a 15 % en el último año de gobierno. A su vez, está prevista una modernización para pasar a la factura electrónica y modificar el régimen tributario para las micro, pequeñas y medianas empresas, que pagarían solo 10 % de impuesto de renta si deciden formalizarse.

El gobierno también tiene en mente una amnistía que protege a los capitales de Perú y a los que no están por fuera del mismo y no han pagado impuestos, igualmente para los que tienen alguna deuda pendiente. También se tiene prevista una revisión de la Ley Antielusión en donde las personas naturales van a poder tener una deducción mayor al momento de pagar impuestos. Igualmente buscarán reducir el uso del efectivo y se plantearán medidas para promover mayores impuestos de renta a las empresas que reparten más dividendos.

Algunos empresarios y empresas se han quejado por la carga tributaria, a ello PPK afirma que se va a buscar una manera en la que se pueda repartir mejor las cargas.

Empleos formales para todos

Según la Organización Internacional del trabajo (OIT), en el 2004, 100 de cada empleados en Perú, 75 eran informales. Por ello, el Ejecutivo reconoce que la informalidad es un obstáculo a la modernización y hay que trabajar para reducirla. No obstante, quiere diseñar un nuevo sistema tributario que le va a otorgar beneficios a la pequeñas y medianas empresas que quieran formalizarse y tendrían como beneficio algunos descuentos de impuestos a los que paguen IVA, igualmente tendrían mayor acceso a créditos que ofrece el Estado.

Pensiones

En Perú, solamente tres millones, de 16 que integran la población activa y económicamente ocupada, tienen algún tipo de pensión o protección en cuanto a seguridad social. Esta reforma del sistema pensional es una de las prioridades del gobierno de PPK.

El sistema de pensiones, vigente desde 1992, contempla un modelo dual en el que hay fondos privados de pensiones –con ahorro individual– y uno estatal. En el privado, los problemas corren por cuenta de la alta informalidad laboral, que impide a muchos peruanos ahorrar el dinero que necesitan para vivir dignamente al momento de su retiro laboral. En el caso del fondo estatal, la desfinanciación y el permanente déficit se han convertido en amenazas permanentes.

Modernización

PPK no se encuentra satisfecho con las cifras de reducción de la pobreza. Hoy en día, el 23 % de los peruanos viven en pobreza, aproximadamente 7,5 millones de habitantes; al menos diezmillones no cuentan con agua potable ni sistemas adecuados de alcantarillado, y la inseguridad ha encendido las alarmas. Una encuesta de victimización indicó que en 2015 cerca de 89,7 % de la población temía ser víctima de un acto contra su seguridad.

El gobierno plantea impulsar el plan de inversión al 2021 para mejorar todas las condiciones de acceso a los servicios básicos como educación, agua potable, salud y promover así a la generación de empleos y rediseñar el sistema de inteligencia desde una perspectiva más estratégica que permita combatir el delito.

Ysol Delgado/ El Dinero/PanamPost