Internacional
Prioridades para la próxima administración de EE.UU.
Internacional

(Infolatam).- Desde el cambio de siglo, tal vez antes, se ha producido un distanciamiento constante entre EE.UU. y América Latina. Hoy en día es difícil, quizás incluso de fantasioso, hablar de política de EE.UU. hacia la región en su conjunto; las políticas para toda la región son en su mayoría cosa del pasado. Durante la Guerra Fría,  EE.UU. tenías una estrategia de seguridad centrada en mantener a la Unión Soviética fuera de América Latina, desalentando la aparición de gobiernos comunistas o incluso de izquierdas y, a veces trabajando para derrocarlos. La guerra contra las drogas fue un modesto añadido a la estrategia.

Tras el colapso de la Unión Soviética y el regreso de los gobiernos electos en América Latina, el presidenteGeorge H.W. Bush propuso una nueva agenda regional pidiendo un esfuerzo común para construir un hemisferio más integrado y cooperativo. La agenda incluía la negociación de un acuerdo de libre comercio en todo el hemisferio, el fortalecimiento de la defensa colectiva de la democracia y los derechos humanos y el fortalecimiento de las instituciones interamericanas. El cumplimiento de estas iniciativas estuvo muy por debajo de sus objetivos.

Más recientemente, los presidentes George W. Bush y Barack Obama han tenido que lidiar con la aparición de un pequeño, pero virulento bloque de países antiestadounidenses encabezados por el ex presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien hizo un amplio uso de los ingresos petroleros extraordinarios para frenar la influencia de Estados Unidos en la región. La mayoría de los países latinoamericanos mantienen relaciones de amistad con Washington, pero también mantienen lazos de apoyo o de amistad con la rica y poderosa Venezuela.

La expansión generalizada de las relaciones económicas de América Latina con China, ahora el principal socio comercial y la financiación de alrededor de la mitad de los países de América del Sur, ha producido un cambio importante en las perspectivas de la región y en las prioridades  internacionales, como lo ha hecho en todo el mundo. La región tiene ahora, como nunca antes, muchas más alternativas para sus relaciones comerciales y financieras extranjeras.

América Latina, a pesar del amplio reconocimiento de los beneficios de una mayor integración regional, sigue estando hoy más fragmentada que nunca. A pesar de que los vientos pueden estar cambiando hacia el centro, las diferencias ideológicas y políticas están en el corazón de las divisiones entre las democracias liberales y los estados autocráticos y populistas; entre las economías dirigidas por el Estado y aquellos que en gran parte están impulsadas por el mercado, y entre aliados y socios de las naciones de los Estados Unidos y los abiertamente hostiles.

Los cambios recientes en América Latina apuntan, evidentemente, a un centrismo, un tiempo más conservador en América Latina que bien podría facilitar las relaciones  con los EE.UU. aunque no fueran necesariamente más productivas o de colaboración. La desaceleración económica de la región durante los últimos cinco años, después de una década de prosperidad, asestó un fuerte golpe a los gobiernos de izquierdas en América Latina. El año pasado, las elecciones en Argentina y Perú empujaron al poder a líderes con experiencia empresarial, aunque por pequeño margen.

La destitución del presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha llevado al poder a la coalición de centro-derecha,  que probablemente va a ganar en las elecciones presidenciales de 2018 frente al Partido de los Trabajadores, ahora paralizado. En Chile se espera que la derecha conservadora gane la carrera presidencial del próximo año. Y el gobierno chavista de Venezuela, en medio de una crisis económica y de gobierno, podría caer en cualquier momento. Sin embargo, es pronto para proclamar una clara y duradera tendencia a la derecha tendencia. Algunos gobiernos más centristas, en México y Costa Rica por ejemplo, están sufriendo bajos índices de aprobación.

Los resultados de las próximas elecciones en Estados Unidos, darán forma al contenido, estilo y tono del compromiso de  EE.UU. con América Latina. Hillary Clinton se adaptó bien a las políticas de los años de Obama que ella ayudó a diseñar. El enfoque de Donald Trump sobre la región es totalmente impredecible en este punto, como en tantas otras cosas acerca de sus planes en la Casa Blanca.

Independientemente de quién gane, es casi seguro que América Latina no será una prioridad para Estados Unidos. EE.UU. no se enfrenta a amenazas urgentes o desafíos en la región, ni  está ante unas oportunidades especiales. Ni a los EE.UU. le interesa la integración regional. La propia región permanecerá dividida en muchos aspectos y la política de EE.UU. se centrará principalmente en las relaciones bilaterales.

obama_raulcastro

“Sin lugar a dudas la política que tuvo mayor visibilidad pública es la reconciliación iniciada por Obama con Cuba, que el gobierno de Clinton administrará probablemente casi a la perfección”.

En caso de que gane, Clinton se ha comprometido a abordar seriamente los problemas de inmigración. Pero los fracasos de los presidentes Bush y Obama para lograr un avance hacia soluciones legislativas sugiere que la iniciativa de Clinton sería probablemente bloqueada por el Congreso – incluso en el caso poco probable que los demócratas ganaran en las dos cámaras. Al igual que Obama, Clinton intentará a continuación algunas reformas más limitadas y protección para los refugiados, solicitantes de asilo y residentes indocumentados, a través de órdenes ejecutivas.

En el segundo tema candente, el de la política comercial, Clintonse vio obligada  durante la campaña a retirarse de la regulación de ofertas comerciales, y desde luego de la Asociación Trans-Pacífico, que debe esperar.

El reto más importante de Clinton en la región será la relación de EE.UU. con un México con problemas, que supone la mayor parte de los intercambios comerciales entre Estados Unidos y América Latina y que está estrechamente ligado a los EE.UU. económica y demográficamente. Al revelar el poderoso sesgo anti-mexicano de muchos estadounidenses, la campaña electoral actual podría hacer que esta tarea sea mucho más difícil. Otro desafío clave incluirá la situación perenne, trágica e inalterable de los diez millones de personas pobres y mal gobernadas de Haití y la expansión de la plaga de las drogas y la violencia en gran parte de América Central, lo que lleva a la huida de las familias pobres y en peligro hacia los EE.UU.

Otra de las prioridades EE.UU. será continuar la asistencia a Colombia para la administración de sus acuerdos de paz con las FARC y otros grupos guerrilleros, la reintegración de millones de personas desplazadas y evitar el aumento de tráfico de drogas y otras actividades criminales. Venezuela seguirá siendo un dilema de difícil en la política de EE.UU. particularmente si el país se hunde en una crisis humanitaria y de gobierno o se rompe en conflictos armados en octubre. Mayor atención necesitarían los nuevos gobiernos de Brasil y Argentina, en el intento de restablecer sus economías nacionales y restaurar lazos más fuertes con EE.UU.

Sin lugar a dudas la política que tuvo mayor visibilidad pública es la reconciliación iniciada por Obama con Cuba, que el gobierno de Clinton administrará probablemente casi a la perfección. Esta nueva política ha generado un apoyo en la nación, incluyendo entre los cubano-americanos y ha sido ampliamente aplaudida en toda América Latina. Ello asegura a Obama un legado favorable en la región.

Una victoria de Trump supondría una política exterior de EE.UU. incierta e impredecible. Hace unos meses apoyó la política de Obama hacia Cuba hacia Cuba; hace una o dos semanas, llamó a su reversión. Si se llevaran  a cabo sus promesas para construir un muro de $ 20 o $ 30 mil millones en la frontera entre México y Estados Unidos y la ruptura del tratado NAFTA,  irritaría profundamente al aliado y socio más importante de Estados Unidos en América Latina y quizás en todo el mundo. Cualquiera que sean sus políticas, la elección de Trump amargaría las relaciones de EE.UU. con prácticamente todos los países de América Latina. Unas relaciones normales serían prácticamente  imposibles con un presidente de EE.UU., que ha insultado tan intensamente a  la región y su gente.

Por PETER HAKIM