Internacional
Prorrusos acusan a Kiev de emplazar armamento pesado en la línea del frente
Internacional

La jefatura de las milicias separatistas prorrusas acusó hoy al Ejército ucraniano de emplazar armamento pesado en la línea del frente, en violación de los acuerdos para el arreglo del conflicto en el este de Ucrania.

“Nuestros servicios de inteligencia han detectado que las Fuerzas Armadas de Ucrania continúan violando los acuerdos de repliegue del armamento pesado”, declaró el número dos de las milicias de la autoproclamada república popular de Donetsk, Eduard Basurin, según DAN, la agencia de noticias de los secesionistas.

Basurin indicó que en la localidad de Granitnoye, a menos de un kilómetro de la línea de separación de fuerzas, las tropas ucranianas emplazaron cuatro piezas de artillería.

Agregó que en la localidad de Pervomáiskoye, a diez kilómetros de la primera línea, el Ejército ucraniano desplegó cinco cañones autopropulsados.

Además, siempre según datos del servicio de inteligencia de las milicias, los ucranianos han concentrado hasta 15 carros de combate junto a la localidad de Dzerzhinsk, a unos cinco kilómetros del frente.

Según el plan de arreglo, la artillería de calibre superior a 100 mm debió ser alejada a 25 kilómetros de la línea de separación de fuerzas; las lanzaderas de misiles de menor alcance, a 35 kilómetros, y de las de mayor, a 70 kilómetros.

Tanto las fuerzas gubernamentales como las milicias separatistas aseguran que han cumplido su parte de los acuerdos.

La acusaciones de Basurin coincidieron con las denuncias formuladas por el mando militar ucraniano de más de quince violaciones del alto el fuego por los separatistas prorrusos.

Según un parte del cuartel general de la fuerzas ucranianas desplegadas en la zona de conflicto, ayer las milicias atacaron cuatro veces la localidad de Záitsevo con fuego de lanzagranadas, ametralladoras pesadas y armas ligeras.

Los separatistas también tirotearon posiciones de las fuerzas gubernamentales en las localidades de Opina, Krasnogorovka, Avdéyevka, Peskí y Novgoródskaya, todas ellas en la región de Donetsk.

Los militares ucranianos, que no informaron de bajas en sus filas, añadieron que se registraron ataques junto a Mariúpol, ciudad leal a Kiev situada en el sur de la región de Donetsk.

Según los últimos datos de la ONU, en los diecinueve meses que dura el conflicto en el este de Ucrania han muerto más de 8.000 personas, entre civiles y combatientes. EFE