Internacional
Proteger la democracia es misión de la OEA
Internacional

El presidente de Diálogo Interamericano, Michael Shifter, afirma la importancia de la Carta Democrática Interamericana para garantizar la vigencia de los derechos democráticos en la región.
La Carta Democrática Interamericana es un mecanismo que la OEA tiene para proteger los sistemas democráticos de las naciones del hemisferio y un experto afirma que su aplicación debe ser oportuna y eficiente.

Michael Shifter, presidente del Centro de Pensamiento “Diálogo Interamericano” con sede en Washington, analizó en una entrevista con la Voz de América los alcances de una herramienta fundamental para la estabilidad de la región.

“Su intención es fundamentalmente garantizar la vigencia de la democracia en la región, no tiene otro objetivo, y se aprobó en un momento en el que las amenazas venían de las fuerzas armadas y los golpes de Estado. Hoy los riesgos provienen de otras fuentes pero son igualmente muy peligrosas”, afirma el experto.

Shifter añade que la Carta Democrática Interamericana establece una serie de mecanismos para obligar al respeto del sistema democrático y van desde acciones políticas, suspensión de la nación en el organismo y sanciones económicas.

“”La Carta se aplicó muy pocas veces, tal vez la más importante fue cuando se produjo la crisis política en Honduras en junio de 2009,pero es precisamente en ese marco en el que su vigencia es reconocida e impulsada”, sostiene Shifter.

Sobre las facultades del Secretario General de la OEA a la hora de activar este mecanismo, Shifter menciona el accionar de Luis Almagro y su relación con Venezuela.

“El Secretario General tiene ciertas facultades pero el poder real está en los Estados miembros y el Consejo Permanente. Almagro puede proponer acciones pero en materia de decisiones la competencia está única y exclusivamente en las naciones que conforman la OEA”, explica Shifter.

Sobre la creación de una comisión que le permita a la OEA acercarse a Venezuela, Shifter destaca que los últimos acontecimientos han provocado un alejamiento de la nación sudamericana del organismo hemisférico.

“Las acciones del secretario Almagro hay que aplaudirlas porque ha procedido con valentía para identificar los riesgos para la democracia venezolana, pero al mismo tiempo han generado una crisis de confianza que impedirá que Venezuela acepté una comisión”, concluye Shifter.

VOA.