Internacional
Puerto Rico, anfitrión merecido de Asamblea Mundial contra la Pena de Muerte
Internacional

Puerto Rico acoge desde hoy la duodécima asamblea anual de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte y lo hace siendo un merecido anfitrión, ya que en la isla no se aplica ese castigo, pese a que la legislación federal estadounidense se lo permitiría.

“El caso de Puerto Rico es único. No sé si hay otro lugar en el mundo, quizás Taiwán, en el que se refleje un rechazo sólido a la pena de muerte”, indicó a Efe Kevin Rivera Medina, presidente de la Comisión sobre la Pena de Muerte del Colegio de Abogados de la isla caribeña.

En una entrevista durante la primera jornada de una asamblea que continuará en San Juan durante el fin de semana, Rivera recordó lo pionero que fue Puerto Rico en ese sentido, ya que en 1926 realizó su última ejecución y en 1929 abolió esa práctica.

Además, en su Constitución de 1952 incluyó el rechazo a recurrir a la pena capital como forma de castigo, algo que no ha modificado pese a que en EE.UU. desde 1994 se permite castigar con la muerte a un delincuente.

Rivera Medina está convencido de que la isla caribeña aún mantiene su “convencimiento y educación” de que la pena de muerte, que el año pasado se aplicó sobre 778 personas en todo el mundo, no reduce la criminalidad.

“No creemos en la impunidad al presentar un sistema de justicia que funcione y tenemos la tradición de valorar la vida del ser humano”, defendió el jurista.

Además, y “aunque sabemos que en las calles la cuestión de violencia nos abruma”, sabemos que “hay que buscar soluciones” diferentes a las de amenazar con más muerte, enfatizó.

“Otorgarle el poder al Gobierno de decidir a quién se le da o se le quita la vida a una persona, me parece muy peligroso”, dijo Rivera, quien recordó que el caso más reciente de un puertorriqueño que estuvo a las puertas de ser condenado a la pena de muerte fue el de Alexis Candelario Santana.

Candelario fue declarado culpable el 8 de marzo de 2013 en un juicio federal por la muerte de ocho personas -entre ellas una mujer embarazada- en el bar puertorriqueño de “La Tómbola”, en Toa Baja, al norte de la isla, en 2009, en un ajuste de cuentas relacionado con el tráfico de drogas.

El individuo se libró de la pena capital el 23 de marzo del año pasado cuando un jurado compuesto por doce personas no fue capaz de llegar a un consenso unánime que lo condenara a muerte.

En cualquier caso, la pena no se podría haber ejecutado en territorio puertorriqueño.

Un puertorriqueño que sí se ha tenido que enfrentar con esa pena es Juan Roberto Meléndez, un exagricultor que fue condenado erróneamente en cinco días por el asesinato de una esteticista en Florida (EE.UU.) y pasó diecisiete años, ocho meses y un día en el corredor de la muerte, hasta que el 3 de enero de 2002 fue exonerado.

Meléndez participó este viernes en la primera jornada de la Asamblea y presentó en el Cuartel de Ballajá, en el Viejo San Juan, el documental “Juan Meléndez 6446”, dirigido por Luis Rosario Albert y cuyo título hace referencia a los días que éste estuvo en prisión.

“La gente tiene que saber que la pena de muerte es costosa, racista, no evita el crimen, es cruel e innecesaria”, dijo Meléndez a Efe minutos antes de exhibir el citado documental.

El documental incluye entrevistas con la madre de Meléndez en Puerto Rico y el abogado que logró su libertad y, también, imágenes de varios canales de televisión del momento en que salió de prisión, así como otras relacionadas con el caso del también puertorriqueño Ángel Nieves Díaz, ejecutado en 2006 en Florida.

Desde 1976, han sido exoneradas en Estados Unidos 144 personas, quienes pasaron una media de casi una década en la cárcel antes de ser declarados inocentes.

La duodécima asamblea anual de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte continuará este sábado con una sesión plenaria sobre “la pena de muerte en el Caribe”, seguida de las mesas redondas sobre “la inocencia y la pena de muerte” y “el rol de los parlamentaristas en la abolición de la pena de muerte”. Igualmente se llevarán a cabo varios talleres educativos. EFE