Internacional
Rescatan a bebé semienterrado tras avalancha en Salgar
Internacional

Los equipos de rescate continuan trabajando contra reloj y en medio del caos para localizar a posibles sobrevivientes de la avalancha que arrasó una aldea del municipio colombiano de Salgar, en el noroeste del país, y causó la muerte de al menos 83 personas.

Y es que entre las ruinas en las que quedó la aldea de Las Margaritas han surgido señales de esperanza como el hallazgo con vida de un bebé de 11 meses, cuyos padres y otros doce integrantes de su familia fallecieron en la avalancha.

El niño tiene traumatismos en el cráneo, tórax y diferentes contusiones pulmonares y ahora está bajo la tutoría de su tía abuela.

María del Socorro Rincón, familiar del bebé, afirmó que fue encontrado “con la mitad del cuerpo con lodo y la otra descubierta, la gente decía que parecía un muñequito. Cuando llegaron los socorristas lo tocaron y él lloró. Estaba vivo”.

El médico Jesús Antonio Guisao indicó que el niño, de nombre Jhosep Díaz, fue llevado hasta el hospital de Salgar: “Estaba inconsciente, no abría los ojitos, pero estaba respirando. Estaba como tranquilito, pero no tenía conciencia. Sólo respiraba y estaba muy hipotérmico, muy frío”.

Equipos de rescare siguen optimistas

Con el optimismo de ese rescate, continúan trabajando los integrantes de los equipos de salvamento bajo la certeza de que las horas juegan en su contra y las posibilidades de encontrar más supervivientes se reducen.

Sin embargo, el caos sigue apoderándose de la zona, que fue arrasada después de que la quebrada Liboriana se desbordara el lunes a causa de las fuertes y constantes lluvias.

El agua fuera de su cauce ocasionó una avalancha que prácticamente arrasó Las Margaritas y afectó tres barrios del perímetro urbano de Salgar, donde los habitantes se resguardan en albergues mientras continúan las labores de rescate y reconstrucción.

Los lugareños todavía mantienen miedo ante el alud del lunes, lo que ha causado escenas de pánico hoy, cuando se expandió el rumor de que había una nueva avalancha en ciernes.

Ante esa situación se produjo una evacuación temporal, según informaron a Efe fuentes del Cuerpo de Bomberos que trabajan en la zona.

Actualmente las autoridades mantienen un control y monitoreo en el área para prevenir otra tragedia, si bien descartaron que se pueda producir otro alud ya que actualmente el cauce del río está “totalmente despejado”.

En paralelo a esas labores de búsqueda y control, los equipos intentan elaborar una lista de desaparecidos, cuyo número aún no se ha fijado.

Para conseguirlo deben enfrentar otra tragedia, ya que familias enteras que se encontraban en la zona han desaparecido y no ha quedado nadie para dar parte de ellas, por lo que los rescatistas estiman que el número final de muertos se eleve hasta los cien.

Hasta el momento 83 cadáveres han sido recuperados de la zona de la tragedia y trasladados hasta Medellín, capital del departamento de Antioquia, según el Instituto Nacional de Medicina Legal.

En total, el organismo ha realizado 77 necropsias e identificado plenamente a 54 personas: 29 mujeres y 25 hombres.

Las labores están condicionadas por el lodo y rocas arrastradas por la avalancha, por lo que algunos de los equipos de auxilio explicaron a periodistas que es posible que haya cuerpos atrapados bajo tierra que no puedan ser rescatados.

Mientras tanto, el país se sigue preguntando si la tragedia se pudo haber evitado y si había posibilidad de prever esta catástrofe.

Fuente: EFE