Internacional
Rousseff pide a presidente búlgaro impulso a negociación entre Mercosur y UE
Internacional

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, pidió hoy a su homólogo búlgaro, Rosen Plevneliev, que su país se implique para dar un impulso a las negociaciones comerciales entre el Mercosur y la Unión Europea.

“Estoy segura de que podemos contar con el apoyo de Bulgaria en esta dirección”, dijo Rousseff en una declaración a periodistas al lado de Plevneliev, después de la reunión que ambos mantuvieron en el palacio presidencial de Planalto.

Plevneliev respondió que Bulgaria trabajará por que las negociaciones entre el bloque europeo y el suramericano avancen “de la forma más rápida”.

Las negociaciones entre el Mercosur y la UE se remontan a los años 90, quedaron enseguida estancadas y solo se retomaron en 2010, pero avanzan lentamente.

Ambos bloques esperaban realizar su primer intercambio de ofertas a finales del año pasado, pero la UE pospuso esta operación alegando que espera una propuesta más ambiciosa por parte del Mercosur, bloque integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela.

Al margen de las negociaciones comerciales entre el Mercosur y la UE, Plevneliev ofreció a su país como la “puerta de entrada” de Brasil a Europa y consideró que el gigante latinoamericano puede abrir las puertas de Suramérica a las empresas de su país.

El presidente búlgaro está acompañado de una nutrida delegación empresarial, con la que tiene previsto visitar este martes las dos principales patronales de Brasil, la Confederación Nacional de la Industria (CNI) y la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp).

Rousseff y Plevneliev firmaron un acuerdo en el campo científico y de educación, para facilitar el intercambio de investigadores y la colaboración de instituciones del ramo.

Al cerrar su intervención, Rousseff dijo “gracias” en búlgaro para agradecer la visita de su colega y recordó que su padre nació en ese país europeo.

En 2011 Rousseff realizó un viaje oficial a Sofía y aprovechó para visitar Gábrovo, la ciudad natal de su padre, Petar Rúsev, cuyo nombre acabó convertido en Pedro Rousseff cuando emigró a Brasil. EFE