Internacional
Rousseff, preocupada por fuga de talentos jóvenes, defiende obras del Mundial
Internacional

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, afirmó hoy que la inversión oficial para organizar el Mundial de fútbol en doce ciudades producirá un “beneficio para el pueblo brasileño” y expresó su preocupación por la nacionalización en otros países de jóvenes futbolistas de su país.

Rousseff se manifestó así en un mensaje enviado para la apertura del 64o Congreso de la FIFA que comenzó en Sao Paulo.

En el mensaje, leído por el ministro de Deportes, Aldo Rebelo, la jefa del Estado defiende la posición gubernamental en la construcción de 12 estadios y en obra pública, eje de las criticas de sectores opositores a la realización de la Copa del Mundo 2014.

“Trabajamos mucho para atender las necesidades, construimos doce estadios de norte a sur para que el Mundial alcanzara a todo el territorio e integrara a nuestra Nación. Modernizamos y equipamos al sector servicios y estos serán beneficios para el pueblo brasileño”, dijo Rousseff en su mensaje a más de 200 asociados de la FIFA.

Añadió que Brasil trabajó duro en organizar el Mundial, un esfuerzo comparable a la voluntad de conquistar su sexta copa.

También la presidenta, en medio de elogios a los cien años de la trayectoria de la selección brasileña, dijo que es una “preocupación” la fuga de talentos.

“Nuestras estrellas son disputadas por el mundo, los países los nacionalizan para que jueguen para ellos y eso es una preocupación que mereció la atención del presidente de la FIFA, Joseph Blatter”, dijo tras resaltar que Brasil, cinco veces campeón del mundo, le agregó “arte” al fútbol.

La mandataria asistirá a la apertura del Mundial en Sao Paulo, este jueves con el partido entre las selecciones de Brasil y Croacia. EFE