Internacional
Rusia exige que Occidente abandone su pretensión de derrocar a Bachar al Asad
Internacional

Rusia, que tras los últimos atentados de París observa cómo toma forma su iniciativa de crear una amplia coalición internacional contra el autoproclamado Estado Islámico, exigió hoy a Occidente y sus aliados que abandonen su pretensión de expulsar del poder a toda costa al presidente sirio, Bachar al Asad.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, consideró “inaceptable” que Occidente siga exigiendo la salida de Asad en momentos en que la principal amenaza para el mundo es el terrorismo yihadista.

“Espero un cambio de postura de nuestros socios occidentales acerca de que solo puede ponerse en marcha un combate real contra el Estado Islámico cuando se aclare el destino de Bachar al Asad”, dijo Lavrov en rueda de prensa.

Tras el atentado contra el avión ruso en Egipto, en el que murieron sus 224 ocupantes, y la matanza en París “es inaceptable poner condiciones previas para unirse en la lucha contra los terroristas, personificados, en primer lugar, por el llamado Estado Islámico”, subrayó.

Lavrov dijo que Moscú espera que otros países occidentales cambien de idea, como ha hecho Francia tras verse sacudida por el terrorismo, y acepten cooperar con Rusia en la lucha contra el yihadismo en Siria.

El presidente francés, Francois Hollande, abogó ayer por forjar una alianza militar con Rusia y EEUU y por coordinar las acciones contra el EI después de que el sábado París sufriera el peor ataque terrorista de la historia de Francia, con al menos 129 muertos.

Hollande anunció que visitará la semana próxima Washington y Moscú para reunirse, respectivamente, con Barack Obama y Putin.

La idea de Hollande es similar a la propuesta anterior de Putin de formar un frente único contra el EI, pero que cayó en saco roto debido a las discrepancias sobre la suerte de Asad y la profunda desconfianza instalada entre ambas partes por la crisis de Ucrania.

Lavrov también pidió a la oposición moderada siria y los países que la apoyan que no pierdan más tiempo para poner en marcha un proceso político dirigido a resolver el conflicto en el país árabe.

Y recordó que el acuerdo alcanzado este fin de semana en Viena entre los ministros de Exteriores de una veintena de países señala al 1 de enero de 2016 como fecha límite deseable para poner en marcha el diálogo entre Damasco y la oposición.

Ayer, más de dos semanas después del peor siniestro aéreo de la historia de Rusia, en el que fallecieron 224 personas, Moscú admitió que la catástrofe del Airbus 321 de la compañía MetroJet fue un atentado, una tesis que defendían casi desde el principio los servicios de seguridad del Reino Unido y EEUU.

Tras ello, Putin aseguró que Rusia encontrará y castigará a los culpables del siniestro, y poco después, Rusia lanzó ataque masivo con bombarderos estratégicos y misiles de crucero contra posiciones del EI en Siria.

Hoy, el jefe del Kremlin creó una comisión interministerial para luchar contra la financiación del terrorismo.

Según el decreto presidencial, el nuevo órgano podrá congelar los activos de personas u organizaciones sospechosas de colaborar o financiar a los terroristas sin que haya pruebas suficientes para demostrar su actividad extremista o pertenencia a banda armada.

La comisión también deberá recopilar y analizar información sobre sospechosos de financiar el terrorismo procedente de diversos órganos ejecutivos del Estado.

Por otra parte, Putin y su homólogo egipcio, Abdelfatah al Sisi, acordaron reforzar la coordinación entre los servicios secretos de ambos países para buscar y encontrar a los culpables del atentado que causó el siniestro del Airbus.

“En el contexto de la búsqueda de los criminales, autores del atentado terrorista contra el avión de pasajeros ruso, se estableció una estrecha cooperación entre los servicios secretos de Rusia Y Egipto”, señaló el Kremlin en un comunicado acerca de la conversación telefónica que mantuvieron ambos mandatarios.

“Se trata de crear medidas adicionales para garantizar la seguridad máxima en la comunicación aérea entre los dos países para poder restablecerla lo antes posible”, agregó.

Rusia suspendió todos los vuelos a Egipto el pasado 6 de noviembre, una semana después de que se estrellara el avión de la compañía MetroJet cuando volaba de Sharm el Sheij, en la península del Sinaí, a San Petersburgo. EFE / Virginia Hebrero