Internacional
Rusia pide a la OTAN explicaciones por ataques turcos contra territorio sirio
Internacional

Rusia pidió hoy a la OTAN y al Pentágono explicaciones por los recientes ataques de artillería contra localidades sirias por parte de guardias fronterizos turcos.

“Si necesitan hechos, aquí los tienen”, afirmó el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konashénkov, al presentar un vídeo con imágenes del puesto fronterizo turco proporcionadas por el Ejército sirio.

El militar ruso aseguró que “dicho puesto es un cuartel fronterizo en el que hace solo unos meses no había ningún puesto de tiro” y ahora “han desplegado piezas de artillería autopropulsadas”.

En otro de los vídeos, esta vez facilitado por la oposición siria, se ve cómo la artillería turca ataca varias localidades fronterizas sirias.

“Esto es lo que se llaman hechos. Estos son datos irrefutables de que las fuerzas armadas turcas disparan contra localidades sirias fronterizas con piezas de artillería de gran calibre”, señaló.

Konashénkov expresó su confianza en que la Alianza Atlántica y el Pentágono estadounidense reaccionen con la misma celeridad que en otros casos.

“Aquellos que nos advierten de consecuencias sin enterarse de lo ocurrido deben pensar bien en qué trampa les están metiendo sus socios turcos”, señaló.

Turquía citó el viernes al embajador ruso en Ankara después de denunciar la violación de su espacio aéreo por un cazabombardero Su-34, lo que fue desmentido hoy categóricamente por el militar ruso.

“Por algún motivo para todos los señores de la OTAN y el Pentágono todo estaba claro desde un principio. Aunque Ankara no ha aportado ningún dato sobre la zona, la altura y la velocidad del aparato en el aire”, dijo.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, advirtió a Rusia de que deberá asumir las consecuencias si sus cazas siguen violando el espacio aéreo turco.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, instó a Rusia a respetar plenamente el espacio aéreo de la Alianza Atlántica y pidió a Moscú que tome todas las medidas necesarias para no volver a violarlo.

Las relaciones entre Rusia y Turquía están congeladas desde que, según Moscú, un caza turco derribara en noviembre pasado en la frontera siria un bombardero ruso Su-24, uno de cuyos pilotos fue abatido por un grupo de guerrilleros cuando descendía en paracaídas.

El presidente ruso, Vladímir Putin, acusó a Turquía de derribar el avión para proteger las vías de suministro del petróleo que el grupo yihadista Estado Islámico extrae en los territorios bajo su control en Siria e Irak, lo que ha sido negado rotundamente por Erdogán. EFE