Internacional
Rusia se opone a un escudo antimisiles estadounidense en Corea del Sur
Internacional

El recién nombrado embajador de Rusia en Seúl, Alexander Timonin, manifestó hoy la oposición de Moscú al posible despliegue en Corea del Sur del sistema antimisiles estadounidense THAAD al considerarlo una medida “unilateral y negativa” de Washington.

 

El despliegue del paraguas antimisiles “puede aumentar la tensión no solo en la península coreana sino también en el noreste de Asia”, aseguró Timonin en una entrevista con el diario local Joongang, la primera que ofrece desde que fue nombrado embajador en enero.

 

El representante diplomático ruso, que entre 2012 y 2014 sirvió como embajador en la vecina Corea del Norte, instó a EE.UU. a “abstenerse de todo acto que pueda elevar la tensión” en la región, en referencia al THAAD.

 

Corea del Sur ha reconocido estos días que baraja adoptar en el futuro este sistema estadounidense de intercepción de misiles a gran altitud, ya que tanto su actual sistema de defensa como las tecnologías que planea implantar en los próximos años garantizan una protección total contra los poderosos misiles norcoreanos.

 

A la espera de que llegue la decisión, Pekín ya ha reiterado su fuerte oposición a al THAAD, ya que éste incluiría unos potentes sistemas de radar capaces de rastrear los movimientos de su Ejército en la parte oriental de China.

 

Por su parte, Washington, principal aliado militar de Corea del Sur, ha aumentado su presión diplomática para convencer a su socio asiático de que acepte la instalación del paraguas antimisiles ante la “amenaza” de los potentes proyectiles de corto y medio alcance del régimen de Kim Jong-un.

 

Esta situación ha situado en una encrucijada a Corea del Sur debido al choque de intereses entre EEUU, su mayor aliado militar e histórico, y China, su principal socio comercial, mientras Corea del Norte muestra cada año mayores avances en su tecnología de misiles. EFE