Internacional
Sadio Garavini: OEA se inclinará por una “vía intermedia” que presione a Venezuela
Internacional

 / Efecto Cocuyo

Aunque la iniciativa impulsada por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, de aplicar la Carta Democrática Interamericana a Venezuela parece tener respaldo dentro de la organización, el embajador e internacionalista Sadio Garavini considera que la plenaria se decantará por una “vía intermedia” para presionar al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

El experto en política internacional señala que la expulsión del país como integrante del organismo, propuesta por el secretario general Luis Almagro, es la sanción más extrema que puede aplicarse y países miembros como Brasil y Perú han manifestado que debe intentarse primero una gestión diplomática superior.

Pedro Pablo Kuczynski (presidente de Perú) habla de la idea de crear un ‘grupo de amigos’. Una idea que es posible de votar en plenaria con mayoría simple. Este grupo de amigos puede estar integrado por cinco Gobiernos, ya no serían una gestión de expresidentes sino de Gobiernos, que incrementarían la presión internacional para encontrar una solución pacífica de los problemas en Venezuela”, explica.

El embajador precisa que la propuesta de Almagro pudiera reunir 20 votos, un escenario distinto al del 23 de junio del año pasado cuando se discutió el informe sobre la situación política y social de Venezuela que presentó el secretario general de la OEA y que fue votada de la siguiente manera:

votos-sobre-informe-de-almagro

Garavini señala que la aplicación de la Carta Democrática tendría un efecto político que se traduciría en el aislamiento del país en el hemisferio.

Destaca que, aunque “los vientos de cambio que en toda América Latina” inciden en la correlación de fuerzas en términos de votos dentro de la OEA, los países de la Comunidad del Caribe (Caricom) siguen siendo aliados de Venezuela y suman 15 votos.

“El informe de Almagro es contundente en término de pruebas que demuestran que este Gobierno ya no es una democracia. Hay 25 presos políticos con orden de excarcelación y eso influye en la decisión”, señala.