Internacional
Sanders apoya a Clinton y completa la unidad demócrata frente a Trump
Internacional

Los hasta ahora rivales participan en su primer mitin conjunto en New Hampshire
“Haré lo que pueda para que sea la próxima presidenta de Estados Unidos”, dice el senador de Vermont

El veterano izquierdista Bernie Sanders anunció este martes su respaldo a Hillary Clinton en su carrera a la Casa Blanca tras haberle disputado la candidatura demócrata hasta el último suspiro. “Voy a hacer lo que pueda para asegurar que será la futura presidenta de Estados Unidos”, dijo Sanders en un mitin conjunto. Así acabó la dura campaña sanderista, una sacudida inesperada para Clinton, y se completó la unidad del partido demócrata para derrotar al magnate republicano Donald Trump en las elecciones presidenciales de noviembre.

Sanders ha sido irredento. Hace casi 40 días que Clinton cuenta con los delegados suficientes para erigirse en candidata demócrata, pero el político ha mantenido su candidatura para obligar a los demócratas a virar a la izquierda. Este martes, en el estado de New Hampshire, escenario de la firma de la paz y donde Sanders ganó la primarias, este aseguró que su otrora rival “será una presidenta excepcional”.

Para lograr este acercamiento, Clinton ha tenido que aproximarse a algunas de las metas sanderistas: se ha comprometido a impulsar un plan sanitario que mejora notablemente los fondos para la próxima década, lo que ha recibido el aplauso de Sanders, y ha asegurado que, si llega a la Casa Blanca, eliminará la matrícula estatal para aquellas familias con ingresos de hasta 125.000 dólares.

Atrás quedan duros debates durante las primarias en los que el Sanders llegó a cuestionar la honradez e independencia de la exsenadora por Nueva York por sus ingresos por parte de Goldman Sachs y por las elevadas donaciones que su campaña recibía de los grandes grupos económicos.

“Hillary Clinton entiende que debemos arreglar una economía que está manipulada y que manda la mayor parte de la riqueza al 1% que está arriba. Sabe que si alguien trabaja 40 horas a la semana en América, esa persona no debería vivir en la pobreza”, señaló., y pidió a sus seguidores que miren hacia adelante. “Ella cree que hay que subir el salario mínimo”, dijo, mientras que “su oponente cree que los estado deberían poder reducirlo o abolirlo”, resumió.

La bendición de Sanders supone un importante espaldarazo para Clinton ante los votantes más progresistas, que la consideran quintaesencia delestablishment y no le perdonan sus vínculos con Wall Street. También fue significativo el apoyo que ganó de la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren, icono de la izquierda en el partido, o el acto de campaña con Barack Obama demostraron que el popular presidente americano va a ser una entusiasta clintonista ante Trump. “Con su ayuda, estamos uniendo fuerzas para derrotar a Donald Trump, ganar en noviembre, y sí, juntos construir un futuro en el que todos podemos creer”, dijo Clinton, quien aprovechó el acto para pedir el fin del “racismo sistemático” que aún sufre el país y la retirada de “armas de guerra” de las calles, en referencia a los sangrientos sucesos de la semana pasada.

A sus 74 años, Sanders, declarado socialista en un país en el que este término era hasta hace poco como mentar la bicha, dio mucha más batalla de la esperada en las primarias, al lograr despertar el entusiasmo del voto joven con su “revolución política”.

Clinton será formalmente candidata la convención demócrata a finales de este mes en Filadelfia. Pero Portsmouth, el pequeño pueblo costero donde este martes se celebró el mitin, es ya para siempre un lugar especial para la candidata. Allí lloró hace ocho años, ante las cámaras, y se humanizó ante la opinión pública. Allí es donde ha logrado por fin el visto bueno del viejo rockero de la izquierda.

El País.