Internacional
Sanders se compromete a luchar para derrotar a Trump tras reunirse con Obama
Internacional

El presidente intenta mediar durante una reunión en la Casa Blanca con el candidato demócrata, que promete retar a Hillary Clinton hasta la Convención

Las primarias demócratas todavía no han terminado. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibió este jueves al senador Bernie Sanders en la Casa Blanca para conversar sobre el futuro de la campaña, pero el rival de Hillary Clinton sigue sin conceder la derrota. Sanders sí se ha comprometido, sin embargo, a hacer “todo lo que esté en mis manos” para impedir que el candidato republicano Donald Trump llegue a la presidencia.

Sanders mantiene su promesa de retar a Clinton en las primarias de Washington la semana que viene y llegar hasta la Convención Nacional del Partido Demócrataque se celebra en julio en Filadelfia. El senador carece de opciones matemáticas para ganar a la ex secretaria de Estado, que logró esta semana superar el número de delegados necesarios para asegurarse la nominación, pero ha prometido colaborar con ella para derrotar a Trump.

“Este movimiento tiene el objetivo de crear un gobierno que nos represente a todos, no a un puñado de multimillonarios que contribuyen a las campañas”, declaró Sanders al abandonar su reunión con Obama. Según la Casa Blanca, el encuentro tuvo lugar a petición de Sanders, que agradeció tanto al presidente como al vicepresidente, Joe Biden, su “imparcialidad” durante los últimos meses.

El senador hizo referencia a la candidatura de Trump por el Partido Republicano y calificó su potencial presidencia como un “desastre” para Estados Unidos. “No puedo creer que los republicanos tengan un aspirante que ha hecho del racismo y la discriminación el pilar de su candidatura”, afirmó el senador de Vermont.

san2

El aspirante demócrata se dirige a los medios tras reunirse con Obama. MICHAEL REYNOLDS EFE

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, declaró tras la reunión que Obama y Sanders mantuvieron una conversación “amistosa” y que el presidente confía en que le reemplace un demócrata -ya sea Clinton o Sanders- comprometido con las políticas que él ha aprobado en los últimos años. “Ambos coinciden en muchas cuál es el camino a seguir”, explicó Earnest, “y en el futuro del Partido Demócrata y de las prioridades que deberá tener el próximo presidente”.

A pesar de las coincidencias entre ambos demócratas, minutos después de que Sanders terminara su comparecencia ante los medios en el exterior de la Casa Blanca, la campaña de Clinton anunció que el presidente Obama daba su apoyo a la candidata. Earnest explicó posteriormente que el senador de Vermont “no estaba sorprendido”.

Hasta ese momento, el presidente Obama había analizado la campaña demócrata durante una entrevista grabada el miércoles en Nueva York. “Mi esperanza es que en las próximas dos semanas seamos capaces de unirnos. Lo que ocurre durante las primarias es que uno se vuelve un poco sensible, nos pasa a todos”, dijo Obama.

Sanders ha demostrado en los últimos días que, si concede la derrota ante Clinton antes de la convención de julio, será a su manera. El senador ha prometido a sus seguidores que pujará en la reunión del partido por el voto de los superdelegados, los miembros del partido cuyo voto no está atado al dictamen de los ciudadanos durante las primarias.

Apostar su nominación a que los 574 superdelegados que ya han anunciado que votarán a Clinton cambien de opinión en el plazo de un mes es todo un reto. Sanders tiene el apoyo de 48 de ellos y nada que perder. Su escaño en el Senado no está en peligro. El impacto que ha dejado en un Partido Demócrata que ha girado a la izquierda, con medidas progresistas que en muchos casos van más allá de lo que proponía Obama hace ocho años, es incuestionable.

“Somos el país más rico del mundo, no nos podemos permitir que haya personas mayores y veteranos de guerra pasando dificultades para comer”. Como a lo largo de su campaña, Sanders denunció en Washington la desigualdad, la pobreza y la influencia de las grandes fortunas en las elecciones estadounidenses. “Estos son los asuntos que llevaremos a la Convención Demócrata a finales de junio”.

Obama reconoció esta semana el impacto de estas propuestas en la carrera demócrata por la Casa Blanca. “Sanders ha hecho que sea una candidata mejor”, declaró durante una entrevista en el Late Night Show de Jimmy Fallon grabada este miércoles. El mandatario explicó que la “energía” del senador y sus propuestas han “desafiado” el programa político que los demócratas a las elecciones de noviembre, pero el turno de palabra ahora es de Sanders. “Hay un proceso natural por el que cada uno acaba reconociendo que este proceso no es sobre una persona en concreto”, afirmó el presidente.

El senador se reunió también con el líder demócrata en el senado, Harry Reid, y tiene programado un gran evento en un estadio de Washington en la noche del martes. La capital celebrará la semana que viene, sus primarias las últimas del calendario antes de la votación general en las presidenciales de noviembre.

El Pais.