Internacional
Se reanudan los combates en Alepo
Internacional

Pocas horas después de finalizada la tregua anunciada por Rusia se reanudaron los bombardeos aéreos. Los civiles no pudieron abandonar la ciudad.
Intensas batallas y ataques aéreos rompieron el sábado un cese del fuego de cuatro días, declarado unilateralmente por Rusia en la dividida ciudad siria de Alepo. El primer ataque aéreo ruso en Alepo desde que Moscú detuvo las hostilidades el jueves, impactó una zona del frente de combate en el suroeste de la ciudad, dijo el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Durante el cese al fuego, las fuerzas aéreas siguieron atacando objetivos fuera de la ciudad, pero a partir de hoy (23.10.2016), los enfrentamientos y ataques de artillería dirigidos a Alepo se prolongaron durante el día, intensificando su fuerza en horas de la tarde.

Al final de cada día, se han producido enfrentamientos nocturnos, pero los del sábado fueron mucho más intensos e incluyeron los primeros ataques aéreos. Naciones Unidas esperaba que el cese del fuego permitiera evacuaciones médicas desde la ciudad, pero informaron que la falta de garantías de seguridad y facilidades impidieron que los trabajadores humanitarios ayudaran a los civiles durante la pausa en los bombardeos.

Los rebeldes no aceptaron el cese del fuego, que afirman no hace nada por aliviar la situación de quienes decidieron permanecer en la ciudad, y creen que es parte de una política del Gobierno para purgar los enclaves de sus opositores políticos.

El Ejército sirio y Rusia habían pedido a los residentes y a los rebeldes de la sitiada zona este de Alepo que dejaran la ciudad a través de corredores designados y que se trasladaran a otras áreas controladas por los insurgentes bajo la promesa de paso seguro, pero muy pocos parecen haber aceptado la propuesta.

“Nadie ha salido a través de los corredores. El bajo número de personas que intentó hacerlo enfrentó ataques de artillería en torno a la zona del corredor y no pudo salir”, dijo Zakaria Malahifji, un oficial rebelde del grupo Fastaqim, que tiene presencia en la ciudad.

MN (Reuter, dpa)/DW