Internacional
Separatistas comienzan a retirar el armamento pesado en el este de Ucrania
Internacional

Los separatistas prorrusos comenzaron a retirar hoy el armamento pesado de menos de 100 milímetros de calibre en el territorio bajo su control en la región ucraniana de Lugansk.

“Primero retiraremos los tanques. En la zona de Aleksandrovsk, cerca de la línea de confrontación, ya ha comenzado a replegarse la primera columna de tanques”, informaron fuentes separatistas a medios rusos.

Representantes de la autoproclamada república popular de Lugansk explicaron que los tanques se retirarán a 15 kilómetros como mínimo de la línea de separación de fuerzas, en virtud del acuerdo alcanzado esta semana con Kiev.

Según informó la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), el repliegue se dividirá en dos etapas: la primera, que incluye a los tanques, durará 15 días; mientras la segunda, que incumbe a morteros y artillería, se prolongará durante 24 días.

El presidente ucraniano, Petró Poroshenko, adelantó anoche que las fuerzas gubernamentales comenzarían también el sábado la retirada de dicho armamento.

Ambos bandos acordaron el martes en Minsk que iniciarían el repliegue del armamento en caso de que se cumpliera a rajatabla una tregua de 48 horas, lo que fue confirmado tanto por Kiev como por los insurgentes.

La retirada del armamento es considerado el principio del fin de la guerra en el este de Ucrania, que estalló en abril de 2014 cuando los prorrusos se sublevaron militarmente contra las nuevas autoridades que derrocaron al presidente, Víktor Yanukóvich.

Ese acuerdo fue rubricado ayer en París por Poroshenko y los presidentes de Rusia, Vladímir Putin; Francia, Francois Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, garantes de los acuerdos de paz de Minsk.

No obstante, estos líderes descartaron que tanto los aspectos militares como políticos de los acuerdos vayan a cumplirse en el plazo previsto, es decir, antes de finales de este año.

El principal escollo son los comicios locales convocados por los separatistas en Donetsk (18 de octubre) y Lugansk (1 de noviembre), cuando en el resto del territorio nacional tendrán lugar el 25 de este mes.

Según el Kremlin, Putin se comprometió a abordar este asunto con los dirigentes separatistas, aunque no prometió que vaya a convencerles para que desconvoquen dichas elecciones.

Eso sí, los cuatro líderes acordaron que la ley ucraniana sobre la concesión de autonomía para los territorios separatistas será aprobada, pero no se aplicará hasta que se verifique que los comicios locales en Donetsk y Lugansk se celebran según la legislación electoral ucraniana.EFE