Internacional
Torrent aplaza otra vez el pleno de investidura tras la decisión de Llarena
Internacional

El presidente del Parlament convoca una Mesa extraordinaria para responder a la “vulneración de derechos del Tribunal Supremo”

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha suspendido esta tarde el pleno de investidura de Jordi Sànchez previsto para las 10 horas del viernes tras conocer la decisión del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena de denegar la excarcelación del candidato a la investidura para que asistiera a la reunión. La líder de Ciudadanos Inés Arrimadas y el del PP catalán, Xavier García Albiol, habían reclamado a Torrent que cancelara la sesión mientras que desde Junts per Catalunya creen que la posición del juez es política.

Con la de este jueves ya son cuatro sesiones de investidura las que se han aplazado después de la de Carles Puigdemont (30 de enero), Jordi Sànchez (12 de marzo), Jordi Turull en segunda votación (22 de marzo) y la prevista para este viernes. Al tiempo que anunciaba el aplazamiento de la sesión, Torrent hacía pública la celebración de para mañana a las 10,30 horas de una reunión extraordinaria de la Mesa del Parlament con el fin de responder a la “vulneración de derechos del Tribunal Supremo”.

“Los partidos independentistas sabían que Sànchez no podía ser investido”, ha asegurado Arrimadas en un tuit. “Pido a Roger Torrent que deje de usar el Parlament para alargar el procés, que desconvoque el pleno de mañana”, ha agregado la líder de la formación naranja en Cataluña. Ciudadanos ha insistido en que se “proponga a un candidato sin cargas judiciales”.

Llarena ha explicado este jueves que no permitirá que Sànchez asista al debate de investidura, pues considera que hay riesgo de reiteración delictiva. El juez cree que su mandato podría orientarse “hacia el quebranto de un orden constitucional por el que cualquier elector entiende que debe desarrollarse su representación democrática”. Es la misma posición que sostuvo el magistrado en marzo, cuando Sànchez también fue postulado como president.

Jordi Sànchez fue propuesto por segunda vez como candidato a la presidencia de la Generalitat el pasado 7 de abril después de otra ronda de contactos de Torrent con todos los partidos. Dos días después convocó la sesión y envió una carta al juez Llarena para que adoptara las medidas necesarias para que Sànchez pudiera participar en el debate de investidura pese a estar encarcelado.

Torrent amparó su petición en la decisión del Comité de Derechos Humanos del 23 de marzo que admitió tramitar una demanda de Sànchez e instó al Gobierno español a que adoptase “todas las medidas necesarias” para garantizar los derechos políticos del diputado.

La CUP pide mantener la sesión

Albiol había enviado una carta al presidente de la Cámara catalana para pedirle que no se celebrera la sesión de mañana. Para ello se ampara en el reglamento del Parlament. “Como usted sabe, se requiere la presencia del candidato a la presidencia de la Generalitat en el debate y la votación del pleno de investidura”, ha recordado el líder popular en su misiva.

La formación de Sànchez, por otro lado, ha lamentado la decisión de Llarena y la ha calificado de política. El diputado Quim Torra ha asegurado también a través de Twitter que “defender la independencia es motivo suficiente para seguir en prisión” y que la interlocutoria del juez demuestra, a su parecer, que el independentismo equivale a “un crimen punible”.

Desde la CUP, la diputada Maria Sirvent ha asegurado que es partidaria que se mantenga la sesión de investidura de Sànchez. “Tenemos que hacer valer la soberanía del Parlament”, ha explicado. Los anticapitalistas insisten, sin embargo, que su candidato sigue siendo el expresidente Carles Puigdemont.

El País