Internacional
Trump busca recortar a la mitad la inmigración legal a EE. UU.
Internacional

El presidente de EE.UU. respaldó este 3 de agosto un proyecto de ley que reduciría a la mitad la inmigración legal en una década, una iniciativa criticada por la oposición demócrata en el Senado.

Según Trump, el proyecto de ley “evitará que los nuevos inmigrantes puedan recibir ayuda” del sistema estadounidense de prestaciones sociales, aunque la legislación actual ya prohíbe, desde hace dos décadas, que los inmigrantes legales se beneficien de esos mecanismos públicos durante sus primeros cinco años en el país.

El mandatario apeló a su base electoral -a quienes repitió durante la campaña del año pasado que los inmigrantes les estaban quitando trabajos- al asegurar que el proyecto “evitará que los trabajadores estadounidenses queden desplazados”.

Muchos perderán la lotería, antes de comprarla

De prosperar el proyecto, la inmigración legal a Estados Unidos se reduciría a 637.960 personas en el primer año que la ley estuviera en vigor, y a 539.958 en su décimo año, según sus promotores, los senadores republicanos Tom Cotton y David Perdue.

Eso supondría un descenso del 40% en el primer año y del 50% en la primera década, tomando como referencia el nivel registrado en 2015, cuando entraron legalmente en el país 1.051.031 inmigrantes.

El proyecto de ley también eliminaría la llamada “lotería de visados para la diversidad”, que asigna hasta 50.000 visados al año para los ciudadanos de países que tradicionalmente tienen bajas tasas de inmigración a Estados Unidos.

La lotería fue creada por el Congreso estadounidense en 1990 en parte para fomentar la entrada de inmigrantes irlandeses, aunque en los últimos años ha beneficiado sobre todo a ciudadanos de África.

Freno a inmigrantes y refugiados

Varios países -en concreto México, Colombia, Perú, Brasil, El Salvador, la República Dominicana, Jamaica, Haití y Canadá- están excluidos de la lotería porque durante los últimos cinco años más de 50.000 nacionales de esas naciones han emigrado a EE.UU.

El proyecto de ley, llamado Ley de Reforma de la Inmigración Estadounidense para un Empleo Fuerte (RAISE), también limitaría el número de refugiados que pueden entrar en EE.UU. a 50.000 anualmente.

“Varios estudios demuestran que castigar a las familias inmigrantes y limitar la inmigración solo perjudicaría el crecimiento económico y el potencial de nuestra nación”, afirmó en un comunicado el líder del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez.

JOV (efe, washingtonpost)DW