Internacional
Trump: Conversaciones entre Corea del Norte y Corea del Sur “tienen mi bendición”
Internacional

WEST PALM BEACH — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió al primer ministro japonés, Shinzo Abe, este martes en su residencia de Mar-A-Lago, en Florida, para sostener dos días de conversaciones sobre diversos temas, siendo el de mayor relevancia la próxima reunión entre Trump y el líder norcoreano, Kim Jong Un.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, elogió el “coraje” del presidente Donald Trump por aceptar la invitación de Corea del Norte, Kim Jong Un, para una reunión frente a frente y que según Trump podría realizarse en los próximos dos meses.

“Me gustaría felicitar al coraje de Donald en su decisión de tener la próxima cumbre con el líder norcoreano”, expresó el primer ministro Abe.

Por su parte, el presidente Trump indicó que las conversaciones que se vienen realizando entre Corea del Norte y Corea del Sur, previas al encuentro con el líder norcoreano cuentan con su bendición.

Mientras daba la bienvenida a Abe a su club privado en Florida, Trump confirmó que las dos Coreas están negociando el fin de las hostilidades. Se espera una reunión entre Kim Jong Un, de Corea del Norte, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, la próxima semana. Trump dijo que los líderes “tienen mi bendición” para discutir el fin oficial de la guerra.

La visita oficial comenzó el martes por la tarde con una reunión cara a cara seguida de un pequeño grupo de discusión en el que participaron funcionarios de alto rango, que se enfocaron en en la cumbre con Kim.

Por la noche, el presidente y la primera dama, Melania Trump ofrecerán una cena al primer ministro japonés y su esposa.

El miércoles, los tópicos se ampliarán a otros temas que afectan la región, incluyendo el comercio y la energía. Trump y Abe sostendrán una conferencia de prensa conjunta antes de que el presidente y la primera dama sean anfitriones de una cena con la delegación japonesa completa. Abe regresará a Japón el jueves por la mañana.

Buena relación

Trump y Abe no son extraños. El primer ministro japonés es el líder extranjero con el que el presidente de EE.UU. se ha reunido y ha hablado con más frecuencia durante su presidencia.

“Obviamente, el presidente tiene una gran relación con él”, dijo Sanders.

Trump y Abe comparten una preocupación apremiante: Corea del Norte, que tiene misiles balísticos y programas de armas nucleares en desafío a las sanciones internacionales.

Con una cumbre sin precedentes que se planea entre Trump y Kim Jong Un, el líder japonés quiere poder conversar cara a cara con el presidente de Estados Unidos antes de esa reunión crucial.

Abe dijo antes de tomar su vuelo a Estados Unidos que quiere confirmar la postura de Estados Unidos sobre la aplicación de presión sobre Corea del Norte para que deje de forma irreversible sus misiles y armas nucleares.

Los analistas dicen que Abe espera convencer a Trump de que si se reúne con Kim, no se comprometa con Corea del Norte a nada que pueda debilitar la seguridad de Japón, que está bajo el paraguas nuclear de Estados Unidos y alberga a miles de militares de Estados Unidos.

“No creo que el presidente Trump ignore los intereses de seguridad de Japón en la cumbre con el primer ministro Abe. En el pasado, aunque Trump ha hablado duro sobre los aliados en asuntos de seguridad como el costo compartido de la alianza, la política no ha seguido la retórica “, dijo Pamela Kennedy, investigadora asociada en el Este de Asia en el Centro Stimson.

Sin embargo, el anuncio repentino del mes pasado de que Trump estaba dispuesto a conocer a Kim fue una sorpresa, especialmente para Abe.

Funcionarios estadounidenses niegan los informes de que el líder japonés se ha sentido frustrado con los repentinos cambios de política de Trump y que la relación bilateral necesita reparación.

“No creo que sea correcto describir la necesidad de trabajos de reparación”, dijo un alto funcionario de la administración el viernes pasado. “En general, la relación [Estados Unidos-Japón] nunca ha sido mejor”.

Los analistas ven los dos días de conversaciones como una oportunidad importante para que el líder japonés informe directamente a Trump sobre las preocupaciones y prioridades de Japón antes de sentarse con Kim.

Una de las prioridades de Abe es un problema político interno sustancial: el secuestro por parte de Corea del Norte de ciudadanos japoneses durante décadas.

“Ciertamente intentará obtener el acuerdo de Trump para abordar el problema con Kim”, dijo Kennedy a VOA. “Pero también debe convencer a Trump de que los misiles de corto y mediano alcance son una preocupación crítica de seguridad para Japón, y que Estados Unidos, como aliado de Japón, debería hacer que esto sea parte de su enfoque en las conversaciones de Corea del Norte”.

Aranceles y TPP

También se espera que Abe presione a Trump para obtener el tipo de exenciones a los nuevos aranceles sobre el acero y aluminio que han sido otorgados a varios aliados clave de Estados Unidos.

Takehiro Shimada, un portavoz de la embajada de Japón, dijo que su país no puede aceptar la decisión de Trump en el tema de los aranceles y presionará para que se reconsidere.

De igual manera, Japón podría expresar su apoyo al regreso de Estados Unidos al acuerdo comercial Trans-Pacífico que Trump abandonó al llegar al poder. Trump reabrió la posibilidad de regresar al tratado la semana pasada en medio de una disputa comercial con China.

VOA