Internacional
Trump pospone un mitin en Chicago por protestas violentas
Internacional

El aspirante a la nominación presidencial del Partido Republicano en EE.UU. Donald Trump se vio obligado a posponer un mitin en Chicago al producirse episodios de violencia por la presencia de centenares de manifestantes.

En un comunicado, la campaña del magnate neoyorquino anunció la cancelación del mitin y su traslado a otra fecha, después de que las cámaras de televisión de los principales canales del país mostrasen imágenes de enfrentamientos violentos entre detractores y partidarios del candidato.

El Departamento de Bomberos de Chicago informó de que tres personas resultaron heridas de levedad a causa de los incidentes, una de ellas un agente de Policía, del que se compartieron imágenes en las redes sociales en las que aparecía con la cabeza ensangrentada.

Trump tenía previsto hablar a partir de las 18.00 hora local (24.00 GMT) en el Pabellón Chicago de la Universidad de Illinois, donde se concentraron cientos de manifestantes, que se enzarzaron con los también centenares de simpatizantes tanto dentro como fuera del local.

“Tras un encuentro con agentes de la ley, Trump ha determinado que por la seguridad de los cientos de miles de personas reunidas dentro y a las afueras del pabellón, el mitin de hoy se pospondrá a otra fecha. Muchas gracias por su presencia y por favor márchense en paz”, indicó el comunicado de la campaña del magnate.

Mientras una gran concentración de gente rodeaba el recinto, dentro de él los manifestantes gritaban “Que le den a Trump” y “¡Bernie, Bernie!”, en referencia al aspirante del bando demócrata Bernie Sanders.

Uno de los manifestantes llegó a subirse al atril desde el que tenía que hablar Trump, ante lo que los responsables de seguridad trataron de reducirle y bajarle del estrado.

Tras haberse anunciado la cancelación temporal del evento, Trump habló para las principales cadenas de televisión nacionales, donde lamentó que la libertad de expresión, un derecho recogido por la Constitución de EE.UU., fue “violado” y que el país está tan dividido y furioso que “ya no se pueden ni celebrar mítines”.

Además, el magnate aseguró que hay que “recuperar empleos para la gente” para así poner fin a la violencia.

Por su parte, sus rivales en la contienda republicana también reaccionaron a lo ocurrido, y el senador Ted Cruz tildó los hechos de “consecuencia predecible” de la retórica de Trump y de sus posicionamientos con respecto a los manifestantes.

El senador Marco Rubio emitió un comunicado en el que vinculó lo sucedido a la “división creada durante ocho años” por el presidente Barack Obama entre “los que tienen y los que no, líneas raciales y étnicas y líneas de género para ganar elecciones”.

Rubio también criticó que se privase a Trump de su libertad de expresión y acusó a “la izquierda” de tener la convicción de que “si no te gusta lo que alguien dice, tienes derecho a hacerlo callar, como ocurre en muchos campus universitarios a lo largo y ancho de EE.UU.”.

Las protestas por el mitin del precandidato presidencial habían sido organizadas desde hace días por una coalición de activistas, estudiantes, religiosos y políticos de la ciudad, entre ellos numerosas organizaciones latinas y afroamericanas.

“Ya tenemos miles de adhesiones y el grupo sigue creciendo”, declaró el lunes a Efe la pastora metodista Emma Lozano, que dirige los grupos proinmigrantes Sin Fronteras y Familia Unida.

La tensión ha ido creciendo durante los últimos días en los mítines de Trump y en uno de ellos el miércoles, en Carolina del Norte, uno de los asistentes propinó un puñetazo a un manifestante negro después de que este interrumpiera el evento a gritos.

Por otra parte, una reportera del portal de noticias Breitbart denunció hoy por agresión a Corey Lewandowski, responsable de campaña de Trump, después de que supuestamente la agarraran de la muñeca con fuerza y la apartaran en el momento en que ella pretendía hacer una pregunta al empresario.

La periodista colgó este jueves en su cuenta de Twitter una foto de su brazo amoratado, mientras que Lewandowski rechazó la acusación al señalar que la periodista estaba “delirando” y que nunca la tocó ni la conocía. EFE