Internacional
Trump y Xi se encuentran en Mar-a-Lago
Internacional

El presidente de EE. UU., Donald Trump, recibió a su homólogo chino, Xi Jinping, en su residencia de Florida para iniciar la primera cumbre conjunta, marcada por el contencioso nuclear de Corea del Norte y el comercio.

Este jueves (6.4.2017) en el club privado de Mar-a-Lago, el mandatario y la primera dama estadounidenses, Donald y Melania Trump, les dieron la bienvenida al jefe de Gobierno chino, Xi Jinping, y a su esposa, Peng Liyuan. Ambos líderes iniciarán en breve su primera cumbre conjunta. El encuentro estará marcado por el contencioso nuclear en torno a Corea del Norte y la balanza comercial bilateral.

Antes de partir hacia Mar-a-Lago, el club privado de Trump en el sur del país, el “hombre fuerte” de la Casa Blanca declaró que “nadie sabe realmente” qué puede salir de la cumbre con Xi. Sin embargo, el magnate volvió a denunciar en entrevista con la televisora Fox que China no ha sido “justa” con Estados Unidos en el plano comercial y que Corea del Norte supone “un problema muy grande”.

Consultado sobre si se le pedirá a China que presione más a Corea del Norte, Trump dijo que él le planteará su “argumento” a Xi y “ya se verá lo que ocurre”. El mandatario estadounidense dijo creer que le irá “muy bien” en sus conversaciones con Xi. En concreto, es posible que Trump le pida a China que implemente estrictamente las sanciones y resoluciones de la ONU contra Corea del Norte.

China puede jugar un papel importante de cara a ese país porque alrededor del 90 por ciento del comercio exterior de Pyongyang se produce con Pekín. No obstante, este domingo (2.4.2017), Trump le dijo al diario The Financial Times que está “totalmente” dispuesto a actuar unilateralmente ante las amenazas de Pyongyang. A ese respecto, Tillerson utilizó un lenguaje más suave este 6 de abril.

Tillerson señaló que Estados Unidos espera que China “encuentre vías para ejercer influencia sobre las acciones de Corea del Norte para desmantelar sus armas nucleares y sus programas de tecnología de misiles. Ya sea usando su autoridad en el Consejo de Seguridad de la ONU o nuevas palancas de poder, China puede ser parte de una nueva estrategia para acabar con su comportamiento temerario”, sostuvo Tillerson.

En lo que concierne a la queja de Trump por el desequilibrio en la balanza comercial bilateral, no está claro si el líder estadounidense ejercerá algún tipo de presión sobre Xi para que detenga la manipulación de divisas. Washington ha preferido dejar fuera de esta reunión su amenaza de imponer mayores aranceles a China. También se abordará el asunto de los derechos humanos en China.

Derechos humanos, defensa y soberanía en el Mar de China Meridional

La organización Human Rights Watch (HRW) recordó esta semana que “la situación de los derechos humanos de China ha continuado deteriorándose” bajo el mandato de Xi. Por su parte, también el presidente chino tiene reproches que hacer: se espera que Xi siga presionando contra el despliegue del sistema antimisiles estadounidense THAAD en suelo surcoreano, que considera una amenaza a sus puertas.

También se prevé que Xi insista en su soberanía en el Mar de China Meridional, donde ambas potencias protagonizan un choque de poderes. Estados Unidos no parece dispuesto a ceder en esas áreas, según han dejado entrever esta semana funcionarios cercanos a la Casa Blanca.

ERC ( EFE / AFP )/DW