Internacional
Ucrania denuncia el despliegue de 30.000 soldados rusos en Crimea
Internacional
El Servicio de Guardafronteras de Ucrania (SGU) denunció hoy que Moscú ha desplegado ya hasta 30.000 soldados en la república autónoma ucraniana de Crimea, cuyo Parlamento regional aprobó ayer de manera unilateral la reunificación con Rusia.

El director de Recursos Humanos del SGU, Mijail Kóval, no pudo aclarar sin embargo cuántos efectivos ucranianos hay en la península rebelde, aunque aseguró todos los destacamentos de guardafronteras y de las Fuerzas Armadas en Ucrania emplazadas en Crimea siguen en sus puestos, informó Efe.

Rusia abrió sus brazos este viernes a la adhesión de la península autónoma ucraniana de Crimea, a pesar de las sanciones impuestas por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.

El Parlamento ruso anunció este viernes que respetará la “elección histórica” de Crimea, que el 16 de marzo propondrá a sus habitantes en un referendo la adhesión a la Federación Rusa.

“Apoyaremos la elección libre y democrática de la población de Crimea”, declaró en Moscú el presidente de la cámara baja rusa, Serguei Naryshkin, en un encuentro con una delegación del Parlamento de Crimea, que convocó la consulta, indicó AFP.

Naryshkin dio así a entender que los diputados rusos votarán a favor de la incorporación de Crimea, península rusófona del sur de Ucrania que desde hace dos siglos y medio alberga la flota rusa del Mar Negro.

El jueves por la noche, el presidente interino de Ucrania, Olexander Turchinov, dijo que el referendo es ilegal y un “crimen contra Ucrania cometido por los militares rusos”.

El líder de las autoridades ucranianas proeuropeas, instaladas de forma interina desde el 22 de febrero, anunció también que se iniciará un procedimiento para disolver el Parlamento de Crimea, región que actualmente goza de un estatuto de autonomía, con gobierno propio.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, condenó también con dureza la demanda de las autoridades prorrusas de Crimea de unirse a Rusia. “Crimea es una parte de Ucrania”, apostilló desde Roma.

SANCIONES OCCIDENTALES A RUSIA

En la escena diplomática, las potencias occidentales y Rusia no han encontrado de momento una salida a la crisis ucraniana, que estalló a fines de febrero con la toma de control de Crimea por fuerzas prorrusas, días después de la destitución del presidente ucraniano Viktor Yanukóvich, leal a Moscú.

Después de muchas dudas, Washington decidió el jueves imponer sanciones diplomáticas y económicas a Moscú. También Bruselas, donde los jefes de Estado y de Gobierno de la UE recibieron el jueves al primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk.

Por segunda vez en menos de una semana, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mantuvo el jueves una larga conversación telefónica con su homólogo ruso, Vladimir Putin, para explicarle las sanciones adoptadas por Washington.

Estados Unidos restringirá los visados y congelará activos de aquellos ucranianos o rusos que considera “responsables o cómplices de amenazar la soberanía de Ucrania”.

En una cumbre extraordinaria en Bruselas, los dirigentes de la Unión Europea decidieron suspender las negociaciones bilaterales sobre visados como primera sanción política contra Moscú y amenazaron con adoptar sanciones más duras, en particular económicas, si no toma medidas para rebajar la tensión en Ucrania.

Al hilo de esto, el canciller de Francia, Laurent Fabius, dijo que “si no hay resultados muy rápidos, entonces habrá nuevas medidas contra responsables y empresas rusas”, concretamente congelaciones de haberes y anulaciones o denegaciones de visados.

En ese caso, “las relaciones económicas no serían para nada las mismas, y sería un golpe muy duro para Rusia, una potencia frágil a nivel económico”, advirtió Fabius, que dijo esperar aún una solución negociada al conflicto en torno a Crimea.

La Unión Europea anunció que firmará en breve con Kiev el acuerdo de asociación que el destituido presidente Viktor Yanukovich se negó a firmar en noviembre, lo que desencadenó el movimiento opositor proeuropeo que terminó tumbándolo el 22 de febrero pasado.

El presidente de la UE, Herman Van Rompuy, afirmó que se rubricará el documento antes de la elección presidencial en Ucrania, adelantada al 25 de mayo. (vía)