Internacional
UE espera extender sanciones económicas a Rusia y lanzar misión mediterránea
Internacional

Los ministros de Exteriores de la UE se reúnen en Luxemburgo para lanzar la primera fase de su misión naval en el Mediterráneo contra las mafias migratorias, así como para validar la extensión hasta finales de enero de 2016 de las sanciones económicas a Rusia por su papel en la crisis de Ucrania.

Los Veintiocho esperan adoptar hoy ambas medidas como un punto sin debate al principio de su reunión, ya que sobre ambas se ha llegado ya a un acuerdo a nivel de embajadores, dijeron a Efe fuentes comunitarias.

En el caso de Rusia, las medidas restrictivas que le impuso la Unión Europea en julio de 2014 -que afectan a los mercados de capital, defensa, productos de uso dual y tecnologías sensibles- tenían una validez de un año, por lo que la UE debía decidir antes del fin de ese plazo si optaba por renovarlas o levantarlas.

Los líderes europeos han decidido vincular “la duración de las sanciones económicas contra Rusia a la completa aplicación” de los acuerdos de paz de Minsk en el este de Ucrania, “teniendo en cuenta que esto sólo está previsto para el 31 de diciembre de 2015”.

Por otra parte, los ministros esperan dar su visto bueno a las actas legales para poner en marcha la primera parte de la operación naval EUNavfor Med, con la que la UE quiere atacar el modelo de negocio de las mafias migratorias, que causan cada vez más dramas en aguas del Mediterráneo.

En concreto, confían en tomar la decisión para activar la primera fase de la misión, consistente en intercambiar información y patrullar en alta mar para detectar redes ilegales de inmigración.

“Sería la fase uno, despliegue de barcos y aviones y recoger datos de inteligencia”, dijeron fuentes europeas, en referencia a acciones que no necesitan mandato de la ONU ni el consentimiento de las autoridades de Libia, país sumido en una profunda crisis política del que actualmente parten mayoritariamente las embarcaciones que utilizan las mafias de tráfico de personas.

Una segunda fase consistiría en abordar, capturar o desviar los barcos sospechosos que se aproximen a Europa en el caso de que no tengan pabellón o si se cuenta con el permiso del Estado representado en su bandera en aguas internacionales (o en las territoriales del país concernido en tanto se cuente con su permiso o con una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU).

La tercera y última fase implicaría tomar “todas las medidas necesarias” contra las embarcaciones y los activos, como “desecharlas” o dejarlas “no operativas” en el territorio del Estado costero concernido, de acuerdo con una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU o el consentimiento de dicho país.

La UE ya ha solicitado al Consejo de Seguridad de la ONU una resolución para llevar a término completamente su operación naval, para la que España ya ha ofrecido un buque de acción marítima (BAM), que cuenta con un helicóptero, así como un avión de reconocimiento.

El asunto podrán abordarlo los ministros con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, invitado a un almuerzo de trabajo en el que esperan abordar la cooperación entre las dos instituciones la cooperación en crisis internacionales.

La UE apoya los esfuerzos del enviado especial del secretario general de la ONU para Libia, el español Bernardino León, con objeto de facilitar la formación de un gobierno de unidad en ese país.

Los responsables de Exteriores de la UE también tratarán sobre el el papel que puede tener la Política Exterior comunitaria en la creación de una unión energética, y debatirán en profundidad sus relaciones con Asia con la perspectiva de la cumbre con China que celebrarán el 29 de junio en Bruselas. EFE