Internacional
Un barco con 400 inmigrantes bengalíes y rohingyas llega al sur de Tailandia
Internacional

Una embarcación con 400 inmigrantes bangladesíes y rohingyas que se dirigía a Malasia ha llegado hoy a la costa del sur de Tailandia y se les ha proporcionado alimentos y agua, informaron fuentes oficiales

Niños con aspecto de hambrientos viajan en la nave que entró en aguas de la provincia de Satun, según una de las fotos publicadas por los medios locales.

Las autoridades tailandesas piensan asistir al grupo y dejarle partir hasta su destino, pese a que Malasia anunció esta semana que devolvería a alta mar toda embarcación con emigrantes ilegales que intercepte.

La gobernación de Satun prometió enviar mecánicos al barco para que reparen el motor de la embarcación y que pueda continuar su camino, según el medio Phuketwan.

El subdirector para Asia de Human Rights Watch, Phil Robertson, condenó la decisión tailandesa de dejar partir el navío y afirmó que “Malasia y Tailandia está jugando un partido de ping pong” con las vidas de estos inmigrantes.

Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), unas 25.000 personas zarparon en barcos desde Bangladesh y Birmania (Myanmar) durante el primer trimestre de 2015, el doble del número registrado en el mismo periodo de 2014.

Indonesia rescató a 582 bangladesíes y rohingyas el domingo pasado y devolvió a alta mar a un barco con otros 400, después de proporcionarles alimentos, agua y carburante.

Malasia salvó a algo más de un millar, también bengalíes y rohingyas, entre el domingo y el lunes en el archipiélago de Langkawi, y ha devuelto a aguas internacionales dos barcos.

El volumen de inmigrantes ilegales en la región se ha disparado desde que Tailandia comenzó, a principios de mayo, una campana contra las mafias de traficantes de personas en su territorio, tras descubrirse un campamento clandestino con tumbas en las junglas del sur del país.

Desde entonces, se han localizado siete campamentos más, se han recuperado restos humanos de 33 inmigrantes y se han rescatado a 312 personas.

Además, se ha detenido a 23 personas, incluidos varios políticos locales y dos policías, y se ha pedido ayuda a Malasia para capturar a los jefes de las bandas de traficantes de personas, dando prioridad al arresto del tailandés Patchuban Angchotipan, alias Ko Thong, expresidente de la provincia de Satun y dueño de varios hoteles.

Fuente: EFE