Internacional
Unasur se reunirá el 3 de septiembre para abordar crisis colombo-venezolana
Internacional

La canciller de Colombia, María Ángela Holguín, anunció que la reunión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) pedida por su país para tratar la crisis fronteriza con Venezuela se llevará a cabo el próximo 3 de septiembre en Quito.

 

“Ya ha sido confirmada la reunión para el 3 de septiembre en Quito”, sede de ese organismo, dijo Holguín a la prensa en el Palacio de San Carlos, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia.

 

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo ayer que dio instrucciones a Holguín para que llame a consultas a su embajador en Caracas, Ricardo Lozano, y le encargó además que convoque una reunión extraordinaria de cancilleres de la Unasur.

 

El objetivo es tratar el cierre del principal paso fronterizo entre los dos países, ordenado por su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, con el argumento de combatir el contrabando y a supuestos paramilitares.

 

En esa cita Colombia expondrá también la crisis humanitaria desatada por la deportación sumaria de más de un millar de sus ciudadanos que vivían en el estado venezolano de Táchira, lo que generó un éxodo masivo de al menos otros 4.000 temerosos de correr la misma suerte.

 

La posición de la Unasur en esta crisis ha sido ampliamente criticada en Colombia por distintos sectores que consideran que su secretario general, el expresidente colombiano Ernesto Samper, no es imparcial sino favorable a Maduro.

 

Holguín se refirió, además, a la declaración hecha por Maduro en Caracas, donde dijo en un acto público que está dispuesto a reunirse con Santos “donde él quiera, cuando quiera y como quiera”.

 

“El presidente Santos está atento al momento en que el presidente Maduro quiera hablar con él”, dijo Holguín, quien ayer reveló a emisoras de radio que el mandatario venezolano no había respondido a las llamadas del colombiano para tratar la situación.

 

De la misma forma comentó la decisión de Maduro de ampliar a diez el número de municipios del Táchira en estado de excepción vedados para la circulación fronteriza.

 

Colombia y Venezuela comparten una frontera de 2.219 kilómetros con tres puestos migratorios terrestres en Paraguachón (La Guajira), Cúcuta (Norte de Santander) y Arauca (Arauca), y uno fluvial en Puerto Carreño (Vichada), y el resto son cruces ilegales, muchos de ellos en zonas selváticas.

 

Al respecto, Holguín recordó que en la reunión que mantuvo el pasado miércoles en Cartagena con su homóloga venezolana, Delcy Rodríguez, se acordó fortalecer la presencia militar en esos 47 pasos informales, tarea que comenzará Colombia y a la que espera se sume luego Venezuela.

 

“Estamos reforzando con Policía y con Ejército los 47 puntos ilegales”, dijo Holguín, quien agregó que las Fuerzas Armadas de Colombia están trabajando “en esa operación de ese bloqueo de los 47 pasos que estamos convencidos que es ahí por donde pasa el narcotráfico y por donde pasa todo el contrabando”.

 

Finalmente se refirió a una nota emitida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que urgió a Venezuela a detener de manera inmediata “cualquier expulsión colectiva, arbitraria o sumaria” de colombianos.

 

“Que no se nos olvide que no solamente se tienen que parar las deportaciones sino que la gente está tan asustada y con tanto temor que voluntariamente se están viniendo para Colombia”, expresó la canciller. EFE