Internacional
Unicef advierte que casi 70 millones de niños pueden morir de causas prevenibles
Internacional

 

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) admitió el lunes que sus objetivos de desarrollo global para 2030 corrían el riesgo de fracasar bajo las tendencias actuales, por lo que casi 70 millones de niños pueden morir de causas prevenibles y 750 millones de niñas podrían ser obligadas a casarse en su infancia.

El organismo también prevé que más de 60 millones de niños en edad escolar estarán fuera de la escuela; más de la mitad de ellos vive en el África subsahariana.

El informe anual del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por su sigla en inglés), titulado “Estado mundial de la infancia 2016” refleja lo que los funcionarios de la Unicef han denunciado: se están ampliando las disparidades entre las zonas ricas y pobres, mientras que algunos de los sectores más pobres experimentan un incremento en la situación de riesgo.

Los funcionarios dijeron que el informe de 172 páginas advierte enfáticamente que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), creados por las Naciones Unidas en 2015, no serán alcanzados en 2030 como estaba previsto.

Se trata de 17 objetivos concebidos para lograr la erradicación de la pobreza, el hambre, el analfabetismo, la discriminación de género y otros problemas universales.

“El hecho es que no vamos a lograr los objetivos que nos hemos propuesto, las metas que acordamos hace unos meses basadas en el progreso, a menos que nos centremos en los más desfavorecidos”, dijo Justin Forsyth, el director adjunto de Unicef, en una rueda de prensa en la sede de la agencia en Nueva York.

El informe reconoce el éxito en la reducción de algunos problemas registrados en los años noventa, como una disminución general de las tasas de mortalidad infantil y la pobreza extrema.

Sin embargo, la investigación señala que los niños más pobres tienen aproximadamente el doble de probabilidades de morir antes de cumplir los cinco años en comparación con los ricos.

 

Anthony Lake, director ejecutivo de UNICEF, en 2015 CreditPool foto por Mandel Ngan

Anthony Lake, director ejecutivo de UNICEF, en 2015 CreditPool foto por Mandel Ngan

En algunas partes de Asia meridional y el África subsahariana, los hijos de madres sin educación tienen casi tres veces más probabilidades de morir antes de los 5 años que los de mujeres con educación secundaria. Las niñas de los hogares más pobres analizados en el informe son dos veces más propensas a casarse en la infancia que las niñas de los más ricos.

Anthony Lake, director ejecutivo de Unicef, escribió el prólogo del informe y en este explica que esas desigualdades “perpetúan los ciclos intergeneracionales de desventajas y desigualdades que socavan la estabilidad de las sociedades e incluso la seguridad de las naciones en todas partes”.

El informe recomienda un enorme incremento en la cantidad de dinero que los gobiernos invierten en la educación. Se estima que se necesitarían 340 mil millones de dólares anuales para alcanzar la meta de educación universal en el 2030.

La investigación se publica en medio del incremento del nacionalismo y la xenofobia entre los países de Occidente por la afluencia de inmigrantes y refugiados, sobre todo de Medio Oriente y África, que huyen de conflictos bélicos y la pobreza. Forsyth dijo que esa tendencia es un nuevo reto para Unicef y otras organizaciones de ayuda humanitaria.

“Transmitimos nuestro mensaje en un mundo más hostil”, dijo.

Añadió que la tendencia migratoria es “impulsada por la pobreza y la desigualdad y, a menos que se atiendan las causas fundamentales, no vamos a parar ese enorme flujo de personas”.