Internacional
Venezuela busca “saltarse” a la OEA y apoyarse en Unasur
Internacional

El presidente uruguayo José Mujica “siempre está mediando por Venezuela y es uno de los mejores amigos” del país, alguien con quien “cuentan siempre para todo”. Sin embargo, en estos momentos el gobierno de Venezuela “no considera la necesidad de una mediación internacional” para resolver la crisis política y social que enfrenta desde hace semanas. Lo que sí cree necesario Caracas, y así expresó ayer su canciller Elías Jaua en Montevideo, es que Mujica “trabaje por reunir en las próximas semanas a la Unasur”.

“Le hemos dicho al presidente que en este momento requerimos de su concurso para hacer una reunión donde el mandatario Nicolás Maduro pueda exponer la situación en Venezuela, la actuación frente a esta agresión contra su democracia”, declaró Jaua en una conferencia de prensa en la residencia oficial de Suárez, después de reunirse con Mujica.

La propuesta responde a una estrategia de Caracas para que sea este organismo, y no la OEA, el que analice la situación que se vive en el país, donde desde hace al menos dos semanas, se suceden las manifestaciones de quienes denuncian escasez, inflación y represión, así como marchas de apoyo al gobierno de Maduro. Con esta intención Jaua emprendió una gira sorpresiva que lo llevó a Bolivia, Paraguay, Argentina y Uruguay. El periplo continuará por Brasil, Surinam y Guyana.

Acompañado por el secretario de la Presidencia Homero Guerrero, ayer el venezolano explicó por qué prefiere que sea la Unión de Naciones Suramericanas la que analice la cuestión: “Porque es nuestro organismo”. A su entender, el bloque que surgió en 2004 a instancias del entonces presidente venezolano Hugo Chávez, “ha tiendo mucha más eficacia en estos temas que la OEA. ¿Cuántos golpes de Estado detuvo la OEA en sus años de existencia? Por el contrario, legitimó a muchos. Y la Unasur ya tuvo más eficacia en resolver conflictos políticos, golpes, abrió caminos de paz. Proporcionalmente, es más eficiente”.

En todo caso, el venezolano indicó que su país no tendría “ningún problema” en discutir la realidad de Venezuela en cualquier escenario y que acudirá si la OEA la convoca. “Pero creo que no es el ánimo de los países de la región”, agregó.

El estudio del caso por parte de la OEA fue propuesto por Panamá, que el martes solicitó un análisis “urgente”. Pero la iniciativa fue rechazada a pedido del representante de Venezuela ante el organismo por considerar que el pedido fue realizado en ausencia del presidente del Consejo Permanente.

La búsqueda de un análisis por parte de la Unasur puede responder a la orientación ideológica que prima en el bloque. La OEA, con sede en Washington, es vista como más cercana a EEUU y por lo tanto que tiende a censurar a Maduro. En cambio en la Unasur tienen un rol preponderante los países de afinidad chavista como Bolivia, Ecuador o Argentina.

Además, su secretario general es un venezolano, Alí Rodríguez Araque, antiguo ministro de Chávez. Según Jaua, de todos modos, “el secretario general está ahí no por ser venezolano sino como resultado de un consenso. Y no tiene ni voz ni voto”. “Por eso, ese no es argumento para descalificar a la Unasur”, agregó.

Ya dieron el sí

El miércoles en Paraguay el canciller uruguayo Luis Almagro había adelantado que “estaría muy bien” abordar el caso de Venezuela en el bloque constituido formalmente en 2011.

“Unasur ha sido el ámbito natural de abordar estos temas regionales. Si tenemos la posibilidad de una instancia Unasur en el futuro, por nosotros estaría muy bien”, declaró.

En este sentido, Almagro recordó que “el año pasado en Lima Unasur emitió una declaración pidiendo que se detenga todo tipo de violencia en Venezuela. Tal vez Unasur debería darle continuidad a esa declaración’’.

Los demás países de la región han ido manifestando distintos grados de apoyo al gobierno venezolano. En Argentina el canciller Héctor Timerman fue explícito: “Argentina va a respetar ante todos los foros internacionales del derecho del pueblo venezolano de ser gobernado por Nicolás Maduro’’.

En Paraguay, en cambio, el canciller Eladio Loizaga fue más cauto y declaró que su gobierno analizaría los documentos presentados por Jaua antes de tomar una posición oficial.

En Bolivia el ministro de Relaciones Exteriores David Choquehuanca aseguró que el mandatario Evo Morales ratificó su “compromiso con la revolución bolivariana y su respaldo al presidente democráticamente elegido”.

Una reunión de los líderes de la Unasur para tratar el tema podría tener lugar en Chile, donde el 11 de marzo asume la presidenta Michelle Bachelet y coincidirán los mandatarios de la región.