Internacional
Venezuela, objeto de debate continental
Internacional

Obama no ha explicado a detalle por qué considera a Venezuela como una amenaza para su política exterior. De ahí el interés que despertó una audiencia en Washington donde el chavismo fue blanco de duras imputaciones.

De los foros políticos que existen en el continente americano, la OEA es la única ágora donde Washington dialoga con los Gobiernos al sur del Río Bravo. De ahí la relativa importancia que se le está dando al Consejo Permanente de esa organización, pautado para este jueves (19.3.2015): allí se discutirá sobre las sanciones que la Casa Blanca acaba de imponerle a siete altos funcionarios venezolanos presuntamente involucrados en violaciones de derechos humanos y serios actos de corrupción administrativa, y también sobre el hecho de que Estados Unidos describiera a Venezuela como una “amenaza inusual” para su seguridad nacional.

Todo apunta a que los cancilleres de la comunidad latinoamericana y caribeña asistirán a la reunión con demandas casi unánimes: el levantamiento de las medidas punitivas en cuestión y la derogación de la orden ejecutiva en la que el presidente Barack Obama calificó a Venezuela como un foco de peligro “extraordinario” para su política exterior. Pero, ¿qué mensaje llevará el emisario de Estados Unidos a esa cita? La Casa Blanca no se ha pronunciado sobre la materia desde que emitió el decreto aludido el pasado 9 de marzo; ni para sustentar su decisión con más detalles ni para responder a quienes consideran que las sanciones son un error.

 

 

El chavismo bajo la lupa en Washington

Quizás por eso llamó la atención una audiencia celebrada en Washington este martes (17.3.2015) en la que se enumeraron sin reservas las supuestas infracciones cometidas durante los mandatos de Hugo Chávez (1999-2013) y Nicolás Maduro contra la Constitución de Venezuela y contra el Derecho internacional. A solicitud de Marco Rubio, miembro del Subcomité de Asuntos Exteriores del Senado estadounidense, varios conocedores de la región hicieron graves imputaciones que, en algunos casos, coinciden con denuncias que la oposición venezolana ya había hecho hace varios años. Alberto Yajure y otros periodistas locales reportaron al respecto.

Según Yajure, en esa sesión, Rubio y los especialistas convocados por él señalaron al establishment chavista de amañar testimonios para que políticos opositores aparecieran implicados en actividades ilegales, de apoyar materialmente a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), de mantener vínculos estrechos con el narcotráfico, de desviar fondos estatales para financiar a Gobiernos aliados dentro y fuera de Latinoamérica –incluido el de Siria–, y de inmiscuirse cuando el fiscal argentino Alberto Nisman profundizó la investigación de una posible injerencia iraní en el atentado de 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

 

con información de DW