Internacional
Xinjiang encarcela a 45 personas por terrorismo y cruce ilegal de frontera
Internacional

El tribunal superior de la región autónoma noroccidental de Xinjiang anunció hoy que 45 personas han sido condenadas a penas de entre cuatro años de cárcel y cadena perpetua por “terrorismo y ayudar a otros a cruzar ilegalmente la frontera china”.

Según publica la agencia oficial Xinhua, los 45 reos fueron juzgados en diez casos diferentes en varios tribunales de ciudades de Xinjiang, entre ellas Hotan, Kashgar y Karamay, feudos tradicionales de la minoría musulmana uigur, emparentada con pueblos de Asia Central.

En Kashgar, al sur de Xinjiang, cinco oriundos de la ciudad fueron condenados a entre 8 y 10 años de cárcel tras ser detenidos en la frontera entre Afganistán y Tayikistán mientras intentaban, dice Xinhua, unirse al Movimiento del Turkestán Oriental (ETIM, siglas en inglés) y a otros grupos terroristas.

Añade que el grupo se reunía a veces para leer libros de contenido religioso extremista, ver vídeos violentos y conspirar para emigrar a otros países y unirse a la yihad.

Otros fueron condenados a cadena perpetua y a altas penas de prisión por negociar para terceros el traspaso ilegal de fronteras, entre ellos 18 que ayudaron a más de 300 personas a entrar ilegalmente en Vietnam obteniendo ganancias totales de unos 312.000 dólares por ello.

Pekín defiende que algunos miembros de la etnia uigur están vinculados a movimientos yihadistas de Oriente Medio, y que grupos como el ETIM buscan la independencia de Xinjiang.

En cambio, organizaciones uigures en el exilio desmienten que así sea y arguyen que los enfrentamientos que ocurren en Xinjiang entre los uigures y la etnia han, la mayoritaria en China, se deben a la discriminación que los primeros padecen y a la opresión a su religión y su cultura.

Entre otras medidas, las autoridades chinas prohibieron a parte de la población musulmana de Xinjiang (funcionarios, estudiantes y profesores) que siguiera el ayuno durante el pasado mes de Ramadán, mientras que intentó disuadir de lo mismo al resto de la población.

Las autoridades chinas defienden también que muchos tratan de huir a países como Tailandia y Vietnam para después viajar desde allí a Oriente Medio y unirse a grupos yihadistas.

El pasado 9 de julio 109 emigrantes uigures fueron repatriados de Tailandia cuando viajaban a Oriente Medio con ese supuesto propósito, según dijeron los medios oficiales, una repatriación que recibió duras críticas por parte del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y países como EEUU.

Un mes después el diario oficial Global Times publicó que muchos de ellos aún se encontraban detenidos en una comisaría de Urumqi, la capital de Xinjiang, a la que fueron trasladados desde Tailandia, sin que haya noticias desde entonces sobre su paradero. EFE