Negocios
La tecnología móvil replantea el concepto de productividad
Negocios

¿Por qué molestarse con llamadas en conferencia a las 6 a.m. o vuelos de 14 horas? Porque estamos frente al inicio de una era donde los pensadores imaginativos están cambiando todo lo que está a la vista, desde termostatos hasta software.
Me refiero específicamente a los cambios de diseño en el software empresarial móvil, los cuales un día observaremos con admiración. Estas últimas semanas, puede ver gran cantidad de ellos, con el lanzamiento de las aplicaciones móviles de Syncplicity.
¿Qué es lo que cambió ahora?
En la primera ola de desarrollo de software móvil, la innovación progresiva simplemente incorporó viejas funciones a un nuevo dispositivo. En el proceso, se obviaron muchas cuestiones básicas.
¿Cuán frustrante resultaba ver un documento para revisión en la pantalla del dispositivo móvil pero no poder editarlo? El diseño fue simplemente llevar la funcionalidad básica del equipo de escritorio torpemente al teléfono inteligente.
La segunda ola llevó al dispositivo móvil al mismo nivel que el equipo de escritorio. Se rediseñó la funcionalidad entre la nueva memoria y las funciones agregadas a nuestros dispositivos favoritos. Cada vez menos equipos de investigación y desarrollo discutían si una versión móvil de su software sería el paso siguiente.
Pero tal diseño aún era un esfuerzo paralelo, un pasajero al lado del conductor del desarrollo de aplicaciones monolíticas. ¿SharePoint ahora está en la nube? Resulta interesante, pero no soluciona mis problemas.
La realidad es que la tecnología móvil en sí misma es la nueva base de diseño, totalmente aislada e independiente de cualquier noción de PC persistente. La tecnología móvil es el mayor factor de forma a partir de la cual deben derivarse y considerarse todas las funciones.

La tercera ola de diseño es lo que activa nuestra imaginación y nos hace querer dedicarnos a tiempo completo a conseguir nuevas soluciones de productividad brillantes.
Una vez que dejamos volar la imaginación, es solo cuestión de tiempo antes de que nuestra percepción sobre la “productividad” cambie de manera emocionante. ¿Recuerdan lo que significaba “tomar fotografías?
Se trataba de una actividad poco frecuente que exigía mucho tiempo donde se tenía que transportar el equipo de la cámara, comprar rollo fotográfico, definir los ajustes de la cámara y, por último, esperar al revelado del rollo.
Sin embargo, al replantear la noción de “tomar fotografías” con “compartir momentos”, no solo desaparecieron esas ineficiencias sino que también se abrió un nuevo mundo. Los dispositivos ubicuos llevaron la captura de imágenes a las masas. Las aplicaciones hicieron que sea fácil tomar fotografías y que sea adictivo compartirlas. Y los medios sociales crearon un lugar donde todas las personas con quien compartir las fotografías estén constantemente presentes.
Lo mismo sucederá en la medida que replanteemos la “productividad” desde una perspectiva móvil. Muchos atributos de la tecnología móvil apenas se están aprovechados actualmente: proximidad, ubicación y personalización, por ejemplo.
Y ya estamos viendo nuevos segmentos que están adoptando rápidamente la tercera ola como indicios de lo que vendrá:
• trabajadores minoristas que procesan pagos con tarjeta de crédito sin que el cliente deba esperar en la fila,

• asistentes de vuelo registrando pedidos de comida mientras caminan por los pasillos con sus dispositivos,

• ciudadanos que no se molestan con trámites burocráticos para activar una “línea telefónica” para llamadas.

Es momento de pensar: ¿de qué otro modo podemos eliminar pérdidas de tiempo de profesionales, acelerar sus transacciones e incrementar su capacidad de compartir valores?
Sí, la tecnología móvil en sí misma ofrece inspiración de diseño rica e innovadora. Pero los diseñadores imaginativos replantearán todo, incluso el significado de “productividad”. NP