Negocios
Zara reactivará sus tiendas en Venezuela de “forma escalonada”
Negocios

La semana pasada centenares de ciudadanos venezolanos hicieron largas colas y esperaron largas horas para poder volver a comprar las prendas del grupo Inditex. La reactivación de la venta en las tiendas ha tardado hasta tres meses de espera por las órdenes del gobierno de Maduro.

 

Muchos esperaban en las eternas colas, se dedicaban a dormir y hasta a comer sentados en el suelo, pero con la ansiedad de comprar nuevamente unos zapatos, una camisa o un pantalón, tras estar vacías las estanterías y percheros de todas las tiendas durante tres meses.

 

Pero Zara no fue la única protagonista de la semana pasada. El resto de las franquicias que tiene la textil española, como Pull&Bear y Bershka, entre otras, también aparecieron repletas de clientes dispuestos a conseguir las últimas novedades.

 

Llegó a haber tanta gente acumulada en las puertas de las tiendas de Inditex, que la mayoría de los centros comerciales tuvieron que montar un dispositivo de seguridad para controlar los accesos a los locales.

 

Albert Longa, un transportista de 24 años, explicó a EFE que tuvó que esperar hasta nueve horas parar ingresar a una tienda Zara y comprar la ropa de diciembre de sus hijos.

 

Ventas por encima de lo esperado

 

El presidente de Phoenix World Trade, Camilo Ibrahim, indicó hoy a Efe que las tiendas están “reactivándonose de una manera escalonada”, surtiendo mercancía a las tiendas que habían permanecido abiertas, pero con los anaqueles prácticamente vacíos.

 

“Lo que estamos ahora es recuperando la operación poco a poco”, explicó, al subrayar que los precios en las tiendas están “absolutamente atadas” a un acuerdo al que se llegó con el Gobierno venezolano, que vendió las divisas a tasa de Sicad I para poder importar.

 

Una vez recuperado el acceso a dólares para poder comprar suministros, el regreso de la ropa de Zara a las tiendas ha tenido un efecto fulminante y aunque inicialmente la compañía calculó que los suministros adquiridos podían dar para tres meses de ventas la respuesta del público ha ido más allá de lo esperado.

 

“Estamos vendiendo cuatro y hasta cinco veces más en unidades de lo que pensábamos que íbamos a vender”, apuntó el responsable de Phoenix World Trade.

 

Para evitar que las tiendas se queden sin existencias, la empresa ha optado por limitar las ventas a seis piezas por persona y así tener “un mayor universo de clientes” atendido.

 

(Con información Finanzas)