Nacional
#5Jun Cuando la represión es la divisa
Nacional

En Venezuela, desde el 27 de enero de 2015 existe la resolución 0008610 del Ministerio de la Defensa, que autoriza el uso de armas de fuego para la contención de manifestaciones pacíficas
Las definiciones en los diccionarios son precisas, tajantes. La represión de los cuerpos de seguridad en las últimas manifestaciones también lo es, en especial durante el “plantón” convocado este 5 de junio por la Mesa de la Unidad Democrática en 14 puntos de Caracas. Un lunes con funcionarios en las calles con un solo objetivo: evitar la concentración de los ciudadanos de forma efectiva.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, la represión es el “acto, o conjunto de actos, ordinariamente desde el poder, para contener, detener o castigar con violencia actuaciones políticas o sociales”. La contención y la violencia se sintió desde las 6 de la mañana en El Paraíso, donde funcionarios de la Guardia Nacional lanzaron bombas lacrimógenas sobre el puente 9 de Diciembre y las residencias conocidas como “Los Verdes”.

El castigo con violencia lo sintieron pasadas las 7:30 de la mañana los diputados Juan Requesens y Miguel Pizarro, en otro punto de la ciudad: Altamira. El primero fue lanzado por funcionarios de la GN en una alcantarilla de la autopista Francisco Fajardo, mientras que Pizarro fue golpeado en la boca por uno de esos funcionarios cuyo lema es “El Honor es su Divisa”.

En paralelo, al menos tres jovenes fueron detenidos por funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana pasadas las 2.30 de la tarde en la misma zona de la capital. Al cierre de esta nota, pasadas las 7 de la noche, se desconocía su paradero. También la represión la sintió un muchacho en la avenida Fuerzas Armadas, que se adelantó a sus padres y también fue detenido. Porque en el Municipio Libertador no solo se protesta por el hambre, como sucedió el sábado 3 de junio en Montalbán y El Valle, sino también se quiere dejar constancia del rechazo a la Asamblea Nacional Constituyente propuesta por Nicolás Maduro.
La GN y la PNB tampoco quieren a los periodistas cerca, quienes pueden retratar la acción represiva y los excesos de fuerza. Agresiones también se dieron durante gran parte del día hacia trabajadores de la prensa, a pesar de que el 19 de mayo el general Giuseppe Cacioppo, segundo comandante de la Guardia Nacional, enfatizó que no existe una orden directa para actuar en contra de los reporteros. Entonces, el militar pidió confianza en la institución y notificó que se realizarán las investigaciones pertinentes de los casos que fueron planteados. Por si fuera poco, algunos días después un tribunall de Control en Caracas dictó unas medidas de protección para los periodistas en las manifestaciones, pero la Guardia Nacional no ha atendido la orden judicial.

Luisa QuinteroTal Cual