Nacional
“A la consulta están viniendo más enchufados en shock”
Nacional

—¿Le fue bien profesionalmente el año pasado? 

Tuvimos mucho trabajo y el lugar común fue “la situación país” causada por inseguridad, violencia, pobreza, escasez y por si fuera poco sin medicamentos.

—¿Qué porcentaje de clientes son afectados por la situación? 

Descontando los enchufados y los boliburgueses, a la consulta viene 85% afectado por la situación, aunque después del 6-D también están viniendo estos últimos muy deprimidos, en shock.

—¿Será que tienen un convenio con el gobierno?

(Carcajadas) El gobierno se empeñó en enfermar emocionalmente al país pero nos enfermó también a nosotros pues nos quitó los medicamentos para tratarlos y terminamos muy estresados y deprimidos.

—¿Cobran ustedes el precio justo por la consulta? 

En el imperio una consulta psiquiátrica cuesta 150 dólares los 45 minutos y en Venezuela cuesta entre 3 a 5 dólares los mismos 45 minutos, más estresados y deprimidos.

—De sentar a Venezuela en el diván, ¿qué le manifestaría? 

Me diría ¡peor imposible!..¡Ese barbarazo acabó con to’!

—¿Una terapia para el soberano? 

Reconstructiva, reeducativa, revalorizante, reaccionante.

—¿Para la AN saliente? 

Terapia electro convulsiva, antipsicóticos a pastos y hospitalización en centro cerrado.

—¿Para la entrante? 

Una tableta de unión tres veces al día, oxigenantes cerebrales dos veces al día, fricción con mucha vaselina cuatro veces a la semana, tranquilizantes dos veces al día.

—¿Le echará la culpa el gobierno a ustedes también por una supuesta guerra psicológica?

Es la que faltaría para justificar nuevas compras de aviones, armamento, tanques para la FANB y seguir la jaladera.

—¿Un tratamiento a Maduro para digerir de una vez por todas los resultados del 6-D? 

Tratarle el duelo sacándole de la etapa de buscar culpables y mirarse al espejo. Antieméticos y antidiarreicos.

—Ante el próximo 5-E, ¿necesita orientación la FANB? 

Recordarle la conducta que tuvo el 6 y 7-D, para que se repita.

—¿La patología de Bolívar? 

El bolivarianismo deformante que le sigue haciendo mucho daño a su verdadera esencia. Hasta la cara se la cambiaron.

—¿De Betancourt? 

Uno de los cuerdos.

—¿De Chávez? 

Psicopatía, narcisismo y megalomanía.

—¿Cómo se mantiene en algunos el culto al comandante?

Su mayor mérito fue el énfasis sobre lo social, su peor error ignorancia, sordera, ceguera y delirio de grandeza. Botó un cheque en blanco.

—¿Por qué la gente es más reconocida o “buena” cuando muere?

Por el culto a los muertos de nuestros pueblos y el temor a que regrese del más allá a seguir ¿destruyendo?

—¿El rasgo más notorio de un autócrata? 

Ciego, sordo y logorreico.

—¿La fórmula para detectar a un tirano?

Decirle que no lo quieren, ¡se vuelve como loco!

—¿Requería Carlos Marx de un psiquiatra?

Lo necesitan realmente quienes lo interpretan y siguen, para que de una vez por todas aprendan a diferenciar una utopía de una realidad. Describe el aburguesamiento de la cúpula proletaria para hacer más pobre a la masa proletaria.

—¿Se hacen o son locos algunos políticos?

Muchos son locos y se les acentúa la locura cuando agarran algo de poder. Hacen crisis.

—¿Una locura peligrosa? 

La psicopatía o sociopatía y la histeria.

—¿Una locura constructiva? 

Tal vez la de Pérez Jiménez, le dio por construir y lo hizo bien en ese aspecto. Y ahora la construcción de viviendas sin planificación ni estudio.

—¿Una locura triste? 

La que vivimos hoy en día. Tan terrible que entristeció al país más alegre del mundo que es Venezuela.

—¿Hasta qué punto es soportable la locura? 

A veces, es una forma de vida, por eso muchos se hacen los locos.

—¿Por qué el venezolano soporta tanto?¿Aún le atrae una bota?

El pueblo se relaciona sadomasoquistamente, el sádico goza haciendo sufrir y el pueblo goza sufriendo. Los pueblos aguantan por la ignorancia y por ello también les atrae una bota.

—¿Un personaje latinoamericano para el diván? 

Rafael Correa del Ecuador.

—¿Cuántas veces se ha acostado usted? 

Siempre que tengo sueño (risas).

—¿Su diagnóstico pre 5-E? 

Volvió la esperanza, identificación y manejo del miedo.

—¿La salida terapéutica? 

Reconstructiva: reconstruir al país en lo moral rescatar valores, lo educativo rescatar el buscar ser mejor ser humano, humanismo, amor al prójimo, honradez, trabajo.

—¿Se desbordará la mente del país? 

El país tiene gran capacidad de resiliencia, es decir de regeneración y recuperación. Como el Ave Fénix renacerá de estas cenizas.

—¿La psicopatía de Diosdado Cabello? 

Regresarlo con Carreño al cuartel con la tropa para que se siga sintiendo el Presidente de la Asamblea.

—¿La de Henry Ramos Allup? 

Mantener la lengua bien afilada pero tener una buena brújula para lanzarla donde debe.

—¿Representa algún complejo crear un parlamento paralelo?

Este es un gobierno paralelo, no es responsable de nada, todo lo que ocurre es causado por la oposición, es decir es la que manda, y todas las derrotas se resuelven paralelamente, Jaua en Miranda, Ernesto Villegas y Jacqueline Farías en Caracas, y ahora la Asamblea comunal.

—¿Lo irreversible de la locuacidad del venezolano? 

Tardó 17 años para hacerse reversible, un poco tarde pero muy contundente.

—¿Es curable el resentimiento?

Este es el motor que ha movido y mueve al gobierno, la cura definitiva: superación personal, educación, capacitación, ser mejor.

—¿Cree que le vaya aún mejor este 2016? 

Por los vientos que soplan la crisis va a ser peor, más pobreza, más inflación, más escasez, más violencia, más inseguridad y menos medicamentos con que tratarnos, pero eso sí, mucha esperanza.

—¿Qué pasaría en Venezuela si la silla de Miraflores fuese ocupada por un psiquiatra? 

Hagamos la prueba, no podría ser peor que lo que vivimos (carcajadas).

JOLGUER RODRIGUEZ COSTA – EL NACIONAL