Nacional
Abogado venezolano se encadena en puesto fronterizo en defensa de colombianos
Nacional

El abogado venezolano Gleider Galvis se encadenó en un puesto de control migratorio del puente internacional Simón Bolívar en defensa de los colombianos que han sido deportados u obligados a abandonar Venezuela.

 

Galvis, de 39 años, llegó al puesto fronterizo de Cúcuta procedente de San Cristóbal, capital del estado Táchira, cuya comunicación terrestre con la ciudad colombiana de Cúcuta está cerrada desde hace nueve días por orden del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Desde que Maduro declaró medidas de excepción en una franja fronteriza del Táchira, más de 5.000 colombianos han llegado a Cúcuta, entre deportados y los que han optado por salir de Venezuela.

 

El abogado dice que está “en desacuerdo con lo que están haciendo con los colombianos” y como muestra de solidaridad se ha encadenado “por un tiempo indefinido”, relató a Efe su amiga Tatiana Ángel, que acompaña a Galvis junto a los familiares de este.

 

Galvis, también politólogo, de la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto, logró pasar esta mañana por las trochas desde Venezuela para vivir de cerca el éxodo de los colombianos que cruzaron el río Táchira con su vida a cuestas.

 

Colombia y Venezuela comparten una frontera de 2.219 kilómetros con tres puestos migratorios terrestres en Paraguachón (La Guajira), Cúcuta (Norte de Santander) y Arauca (Arauca), y uno fluvial en Puerto Carreño (Vichada), y el resto son cruces ilegales, muchos de ellos en zonas selváticas.

 

“Que sepan que no están solos, que somos venezolanos y que estamos en total desacuerdo con lo que están haciendo con los hermanos colombianos”, manifestó Ángel.

 

A sus amigos, que trabajan en San Antonio (Venezuela), el cierre de la frontera los tomó de visita en Cúcuta y aunque tienen la posibilidad de retornar, han optado por permanecer en la ciudad colombiana temerosos de que después no se les permita salir más.

 

“Sí nos permiten pasar, pero no nos permiten volver a Cúcuta y con la crisis en Venezuela me da miedo volver y por eso preferimos quedarnos aquí”, expresó Ángel.

 

Galvis ya se encadenó en el pasado como forma de protesta por la opacidad de su Gobierno a la hora de informar sobre el estado de salud del entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fallecido en marzo de 2013. EFE